sagrado-corazon-de-jesus

24 de junio: Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

Me voy con una mirada.
Amplia mirada donde el mundo vuelve a llegar a ser bello
desde el principio en las dimensiones del corazón.

                               Odiseo Elytis

Todos hemos experimentado la necesidad de tener un lugar de refugio y asilo que nos ampare y cobije de la “intemperie” que es atreverse a vivir.Si describiéramos idealmente ese lugar cálido, las palabras para ello pertenecerían al registro del corazón, ese espacio capaz de contener todo lo auténtico y bello de la vida.

Ese cofre, que custodia intacto nuestro espíritu, termina convirtiéndose en un espacio sagrado, reservado y valioso. Quizás por eso, la experiencia del creyente intuye que esa necesidad solo puede ser colmada con un amor infinito, con un corazón que, anclado en este mundo, nos eleve a las cumbres del amor, que nunca es voluntarismo sino irrupción, que no es yugo, sino libertad.

La devoción al Sagrado Corazón expresa esa búsqueda, esa nostalgia anhelante. El corazón de Jesús muestra las posibilidades a las que aspira todo amante. Tener un corazón que, como describe San Pablo, “lo disculpe todo, lo crea todo, lo espere y lo soporte todo” (1 Co 13,7). No puede entender de amor, de esa sagrada experiencia, quien no ha sentido su carne traspasada por la lanza de su irrupción. Se aleja de lo sagrado quien no se ha dejado sacudir por lo inexplicable, lo terrible y a la vez fascinante que no se elige, sino simplemente nos imanta y es imposible no responderle.

El verdadero valor de esta devoción se contempla en el espíritu de aquel que pone su corazón de aprendiz y se hace manso y humilde, de aquel que se convierte también en refugio y cobijo de quien lo necesite y termina aliviando los cansancios y fatigas de tantos rostros con cargas y yugos.

Solo un corazón capaz de colmarnos, como el divino, puede cada día, cual mendicante, esperar por nuestro amor y decir, igual que el amado del Cantar de los Cantares, a una humanidad que muchas veces le da la espalda: “no despierten ni molesten al Amor hasta que ella quiera” (Cant 8,4).

Ora con la Palabra

 

Domingo 26 de junio: XIII del Tiempo Ordinario

 

Lc 9,51-62

“Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén (...) Te seguiré adonde vayas”.

Lunes:   Am 2,6-10.13-16 / Sal 50 (49) / Mt 8,18-22

“Sígueme”

Martes:  Am 3,1-8; 4,11-12 / Sal 5 / Mt 8,23-27

“¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?”

Miércoles: Hch 12,1-11 / Sal 34 (33) / 2Ti 4,6-8.17-18 / Mt 16,13-19

“Tú eres Pedro, y te daré las llaves del Reino de los cielos”.

Jueves:   Am 7,10-17 / Sal 19 (18) / Mt 9,1-8

“...la gente alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad ”

Viernes:  Am 8,4-6.9-12 / Sal 119 (118) / Mt 9,9-13

“No tienen necesidad de médico los sanos... ”

Sábado:  Am 9,11-15 / Sal 85 (84) / Mt 9,14-17

“¿Es que pueden estar tristes los invitados a la boda mientras el novio está con ellos?”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.