Envejeciendo-y-creciendo2

Envejeciendo y creciendo

Los mayores somos un significativo colectivo de personas que hemos finalizado, total o parcialmente, la actividad profesional y/o el cuidado de la familia, y estamos viviendo una nueva etapa de nuestra vida.

Una nueva etapa que nos impone, por un lado, la necesidad de adaptarnos a ciertos cambios biológicos, psicológicos y sociales, y, por otro, nos brinda la posibilidad y el derecho, ante la familia y la sociedad, de construirnos un nuevo proyecto de vida. Este debe fundamentarse en una sólida actitud positiva frente a la vejez; optimismo que debe encontrar el adulto mayor en un propósito central, en una tarea vital que le brinde sentido, orientación y significado, y que se caracterice, sobre todo, por la esperanza y el servicio a los demás.

Afirmaba el filósofo existencialista francés Jean Paul Sartre que “la vida no tiene significado cuando pierdes la ilusión de ser eterno”. Ahora bien, ¿qué nos puede regalar esa ilusión y hacerla realidad? Solo la fe cristiana. Porque la verdadera esperanza en una vida plena y que no termina con la muerte solamente nos la regala nuestro Señor Jesucristo.

Como bien escribiera Anselm Grün en su libro, El Arte de Envejecer: “el anciano del salmo 71 puede aceptarse porque ve su vida a la luz de la divinidad. Toda su vida supo que Dios lo acompañaba y hasta el día de hoy alaba sus maravillas… es un milagro que cada mañana pueda levantarse, que pueda ver y oír, gustar y palpar tiernamente a las personas y las cosas. Tiene la mirada abierta para lo ma-ravilloso que Dios obra en su Creación”.

En esa íntima convicción del amor de Dios, reside la verdadera esencia de una vejez feliz. Y en el salmo 23 encontramos: “El Señor es mi pastor, nada me falta…Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término”.

Sin duda alguna, las personas mayores estamos más cerca del paso definitivo a la plenitud del amor de Dios.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.