Los-cubanos-no-se-cruzaron-


14 de agosto: San Maximiliano Kolbe, mártir de la 2ª Guerra Mundial

Poco se habla de la participación cubana en la Segunda Guerra Mundial; sin embargo, la isla también estuvo envuelta en la contienda.

Cuba declaró la guerra al eje Berlín-Roma-Tokio a partir del 8 de diciembre de 1941. Se convirtió rápidamente en un punto estratégico dada su posición geográfica.Los alemanes no se mantuvieron pasivos; sus submarinos comenzaron a operar en el área. Hundieron 263 buques que transportaban avituallamiento y materias primas para la campaña bélica. Entre ellos, el pesquero cubano “Lalita” y los mercantes  Manzanillo” y “Santiago de Cuba”. Se creó entonces, con premura, una flotilla de cazasubmarinos en abril de 1943. Tenía la misión de escoltar a los buques mercantes en la zona. Esta fue, precisamente, la que hundió al submarino alemán U-176 con la ayuda de la aviación norteamericana que lo había detectado. Se afirma que en cumplimiento de estas tareas perdieron la vida 79 marinos cubanos.

Por ejemplo: los tres jóvenes cubanos que vivían desde niños en la Unión Soviética. Ellos eran los hermanos Jorge y Aldo Vivó, el otro, Enrique Villar. Habían sido enviados por sus padres, perseguidos políticos en la isla, y allí se educaron. Al comenzar la guerra contra el territorio ruso, los tres se alistaron. Jorge formó parte de un grupo especial de guerrilleros; fue herido en combate y evacuado a Leningrado, donde lo sorprendió el histórico bloqueo a la ciudad, al que sobrevivió. Pudo regresar junto a su padre en México.

Aldo formó parte de la Segunda División de las Milicias Populares de Leningrado. Estuvo en el frente de Púlkovo y en Nevá, donde cayó en combate en 1943 durante un ataque aéreo.

Enrique Villar cursó carrera militar en el Ejército Rojo. En 1944 fue enviado como Jefe de Pelotón de Infantería al Segundo Frente de Bielorrusia. Cayó junto a los hombres de su pelotón en la noche del 29 al 30 de enero de 1944, mientras intentaban tomar la población de Fürstenau, en el oriente prusiano.La lucha contra el nazismo convocó el esfuerzo mancomunado de muchos en Europa y fuera de ella. Exigió grandes sacrificios humanos. El pueblo ruso perdió más de veinte millones de sus hijos. Las fuerzas aliadas también pujaron por el derrocamiento de las hordas nazis. Sin lugar a dudas, el mérito de la victoria fue un triunfo colectivo, donde los cubanos no se quedaron de brazos cruzados.

Ora con la Palabra

 

Domingo 8 de diciembre: II de Adviento

 

Mt 3,1-12

“...después de mí viene uno con más poder que yo...”.

Lunes: Inmaculada Concepción de la Stma. Virgen María 
Gn 3,9-15.20 / Sal 98 (97) / Ef 1,3-6.11-12 / Lc 1,26-38

“...Alégrate, llena de gracia...”.

Martes:  Is 40,1-11 / Sal 96 (95) / Mt 18,12-14

“...no quieren que se pierda ni tan solo uno...”.

Miércoles:  Is 40,25-31 / Sal 103 (102) / Mt 11,28-30

“...mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Jueves: Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de América 
Eclo o Sir 24,23-31 / Sal 67 (66) / Lc 1,39-45

“...¡Bendita tú eres entre las mujeres...!”.

Viernes:  Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19

“...la sabiduría de Dios no se equivoca...”.

Sábado:  Eclo o Sir 48,1-4.9-11 / Sal 80 (79) / Mt 17,10-13

“...harán sufrir al Hijo del Hombre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.