Lima-2019


26 de julio de 2019: Comienzan los Juegos Panamericanos de Lima

Hace algunos años tuve la gracia de poder entrevistar al Gran Maestro Leinier Domínguez Pérez, cuando aún no era la gran estrella del ajedrez mundial que es hoy, aunque ya daba muestras.

Tocamos muchos temas, incluso la religión, a sabiendas de sus raíces cristianas. Ese día me dijo abiertamente: “mis resultados son mejores cuando estoy más cerca de Dios”. La frase la noté tan auténtica que más tarde le consulté si no tenía inconveniente en utilizarla como titular, temiendo que, en boca del  entonces ya mejor ajedrecista cubano después de Capablanca, pudiera traerle consecuencias negativas.Con humildad y sencillez me dijo: “No tengo problema alguno con eso; es más, me gusta que ese sea el titular y  que conozcan esa parte tan importante de mí que es la relación con DIOS”.

Hoy, Leinier juega bajo una bandera extranjera, pero la expresión de su fe es cada vez mayor. Hace poco  alcanzó el subcampeonato de su nuevo país entre otros 11 excelentes jugadores. Pudo ganar el torneo, pero el último día hizo tablas y no fue suficiente. Sin embargo, en las redes sociales este fue su mensaje: “!Hola a todos! Hoy terminó el torneo. Luché con todo por conseguir la victoria en la última ronda, pero no  se pudo… Aun así, el resultado fue excelente.Me siento satisfecho y sumamente agradecido a Dios por haberme permitido volver de esta manera tan positiva. A Él le debo todo lo que soy.” Leinier no es un caso aislado. Hoy, con más frecuencia, los deportistas cubanos manifiestan abiertamente su fe en Jesucristo. Sé de muchos que antes cargaban en su equipaje un amuleto y hoy llevan la Biblia y hasta cuentan con la bendición de su matrimonio por parte de la Iglesia.También  de equipos de beisbol, que comienzan sus entrenamientos con una oración, y de otros que han sido recibidos por obispos y con orgullo llevan un rosario o simplemente una cruz.

De manera general -¡y qué bueno que así sea!- los deportistas cubanos manifiestan más abiertamente su fe. A usted y a mí nos queda entonces orar por ellos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 26 de enero: III del Tiempo Ordinario

 

Mt 4,12-23

“La gente que vivía en la oscuridad ha visto una luz muy grande...”.

Lunes:  2 Sm 5, 1-10 / Sal 89 (88) / Mc 3,22-30

““...se les perdonará todo a los hombres...”.

Martes:  2 Sm 6,12b-15.17-19 / Sal 24 (23) / Mc 3,31-35

“…¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?”.

Miércoles:  2 Sm 7,4-17 / Sal 89 (88) / Mc 4,1-20

“...se les ha dado el misterio del Reino de Dios...”.

Jueves:  2 Sm 7,18-19.24-29 / Sal 132 (131) / Mc 4,21-25

“...al que produce se le dará más...”.

Viernes:  2 Sm 11,1-4ª.5-10ª.13-17 / Sal 51 (50) / Mc 4,26-34

“La tierra da fruto por sí misma...”.

Sábado:  2 Sm 12,1-7ª.10-17 / Sal 51 (50) / Mc 4,35-41

“¿Todavía no tienen fe?”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.