Como-niños


4 de junio de 1879: La Capitanía española prohíbe a Martí ejercer como maestro de segunda enseñanza.

Soy auxiliar pedagógica de un Círculo Infantil desde hace solo año y medio. Al principio trabajé en segundo año de vida. Un día, intenté consolar a un niño que durante el horario de sueño comenzó a llorar, pero fue imposible. Decidí entonces cargarlo. ¡Cuál sería mi sorpresa cuando lo senté en mis piernas! Enseguida sentí el mal olor. Pude comprobar que mi saya se había embarrado. La molestia se apoderó de mí, pero, acto seguido, me pregunté: “¿Qué culpa tiene ese inocente de lo que sucedió? Él, como pudo, expresó su molestia y no supiste descifrar su lenguaje. ¿Por qué te enojas por su causa?” Este diálogo interior me  desarmó. Rápidamente me puse a asearlo cantándole. Al final, ambos estábamos felices.

Ahora trabajo con niños de quinto año de vida. Hace unos días me pidieron que les cantara una canción. Cuando terminé, uno de ellos me dijo: “Seño, yo me la sé”. Entonces lo invité a que la cantara y así lo hizo. ¡Qué alegría para mí y para él! En mis ojos pudo contemplar la maravilla que era verlo ejercitar su memoria voluntaria.

Es precioso cuando tengo que mediar entre dos niños. He aprendido que, generalmente, quien golpea al otro tiene alguna razón para hacerlo. Por eso comienzo preguntando: “¿Qué te ha hecho fulano (el agredido)?”. Así aflora la otra parte de la verdad. Después hablo de manera que les llegue al corazón y finalmente los invito a que se pidan disculpas. Como colofón les digo: “Dense un abrazo”. ¡Qué abrazos! Realmente ahí he  podido comprender por qué Jesús nos dice que tenemos que hacernos como niños para entrar en el Reino de los Cielos.

Como tengo un grupo con muchos varones, es muy común que fabriquen pistolas con los juguetes. Entonces converso con ellos acerca de que a mí no me agrada el juego de los pistoleros, porque estos son hombres a quienes se paga para que maten a las personas y quiero que, en un futuro, ellos puedan ser constructores, mecánicos, médicos, panaderos, etc.

Estos niños y niñas me enseñan a hacerme como ellos para entrar en el Reino.



Ora con la Palabra

 

Domingo 11 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Lc 12,32-48

“...donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Lunes: Dt 10,12-22 / Sal 147 (146-147) / Mt 17,22-27

“...Entonces los hijos no pagan”.

Martes:  Dt 31,1-8 / Interlec. Dt 32,3-12 / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ésta le dará más alegría...”.

Miércoles:  Dt 34,1-12 / Sal 66 (65) / Mt 18,15-20

“...allí estoy yo, en medio de ellos”.

Jueves: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1.3-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1 Co 15,20-27a / Lc 1,39-56

“...iBendita tú eres entre las mujeres...”.

Viernes:  Js 24,1-13 / 136 (135) / Mt 19,3-12

“...lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre”.

Sábado: Js 24,14-29 / Sal 16 (15) / Mt 19,13-15

“...no les impidan que vengan a mí...”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín