Americo-Vespucio


9 de mayo de 1451: nace Américo Vespucio

Ahondar hoy en la historia de la evangelización en las tierras americanas es buscar en nuestros propios orígenes. La evangelización de América fue un complejísimo proceso. Los siglos XV y XVI, fechas que marcaron su rumbo, estuvieron signados por transformaciones científcas, filosófcas, culturales y espirituales, que condicionaron nuevas formas y experiencias de entender y vivir la fe. De este período sobresalen la fundación por San Ignacio de Loyola de la Compañía de Jesús y las reformas a la Orden de los Carmelitas, efectuadas por San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila.

Los primeros misioneros que llegaron al Nuevo Mundo traían un espíritu emprendedor, fundido al calor de la reconquista de España (1491) y reforzado por el concilio de Trento (1545-1563) y la Contrarreforma (1545-1648). Ello no impidió que los intereses económicos fueran antepuestos a la trasmisión de la fe.Justa sería entonces la denuncia del fraile dominico Antonio de Montesinos, que inspiraría luego el quehacer de Fray Bartolomé de las Casas.

Las interpretaciones de la misión evangelizadora fueron muy disímiles, desde aquellas que pretendieron obviar el reservorio cultural de los
pueblos existentes en América, hasta las que supusieron la fusión de los valores de estas culturas con los de la fe cristiana. En este último empeño son conocidos los esfuerzos de las misiones jesuitas, asentadas desde la Pampa rioplatense (actual Argentina) hasta las Californias; y las misiones franciscanas y agustinas de Nueva España (actual México).

Los ecos de la temprana prédica del Evangelio en nuestro continente confguran una experiencia muy autóctona de vivir la fe cristiana. En sintonía con ello se hallan las reuniones del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en Medellín (1968), Puebla (1979), Santo  Domingo (1992) y Aparecida (2007), verdaderas proyecciones para continuar misionando y evangelizando. De ellas saldrían nuevas  formas de entender la relación de Dios y el hombre, como la Teología del Pueblo, que supo respetar las diferencias y los aportes de las distintas culturas. Además, serían el estímulo necesario para reflexionar al interior de las comunidades locales, incluido nuestro Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC), verdadera hoja de ruta para el caminar futuro de la Iglesia católica en Cuba.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.