Institución matrimonial

14 de febrero, Día del amor y la amistad
El hombre necesita amar y ser amado. Hombre y mujer, creados por Dios, que es Amor,a su imagen y semejanza, son llamados a laexistencia por amor y al mismo tiempo al amor.
Esta llamada llega a su más alta expresión cuando hace que dos seres, el hombre yla mujer, lleguen a “formar un solo ser”(Gen 2, 24).

El matrimonio es el ámbito propicio para desarrollar esta aspiración. En él nacen y se forman los hombres del mañana. Se trasmite la herencia de la historia futura, los valores humanos y cristianos a través de la maternidad y la paternidad.

Es una institución natural porque el ser humano es sexuado y esto implica una atracción recíproca que lleva al acercamiento mutuo y a la unión para formar una comunidad de vida.

En el ser humano está muy presente la conservación de la especie humana, instinto que lo lleva a colaborar con Dios en la generación de nuevos seres. En la procreación, incluyendo la reproducción asistida, se precisa de la participación del hombre (espermatozoides) y de la mujer (óvulos).

Para el cristiano, el matrimonio además de ser institución natural, es, además, un sacramento. Dios mismo es su autor (Vat. II, G.S.48). Él creó al hombre y en su naturaleza inscribió la inclinación a unirse con la mujer. Jesucristo bendijo la unión matrimonial fundada en el amor conyugal, elevándola al orden sobrenatural. San Pablo así lo manifiesta: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se juntará a su mujer y los dos serán una sola carne. Este es un gran misterio; quiero decir que se refiere a la unión de Cristo con su Iglesia.”(Ef.5, 31-32).

En el relativismo ético-filosófico del mundo actual se niega la existencia de una verdad objetiva sobre el hombre y, en consecuencia, sobre elmatrimonio y la familia. La diferencia sexual, supeditada al aspecto biológico del varón y de
la mujer, no se entiende como fundada en la naturaleza, sino que se considera un simple producto cultural, que cada uno puede cambiar según sus propias concepciones. Así se niega la existencia misma de la institución matrimonial y de la familia, socavándose el cimiento fundamental de la sociedad.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín