ContraAbusosWeb

Uno de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia es la opción preferencial por los más débiles. El Papa Francisco y sus predecesores han insistido en que la Iglesia debe prevenir los abusos y sancionar a quienes los cometan; especialmente aquellos abusos relacionados con el poder, el dinero y la sexualidad. Los valores que sustentan esta actitud de “tolerancia cero” a los abusos son la defensa de la dignidad humana, el bien común, la verdad y la justicia. Además, debe prevalecer el principio de la opción preferencial por los pobres, lo que supone salir en defensa de las víctimas y de las personas más débiles sin descuidar la justicia con los culpables.

Los últimos papas han sido drásticos en aplicar penas canónicas cuando se ha comprobado algún caso de abusos, particularmente los relacionados con la pedofilia, perpetrados por miembros de la jerarquía eclesiástica. También ha sido enfático el papa Francisco al crear comisiones de evaluación en la Curia romana para hacer más trasparentes la administración y las finanzas en el Estado Vaticano.

Para favorecer la transparencia en el ejercicio del poder y de las finanzas, la Iglesia tiene mecanismos tradicionales como los consejos de control y evaluación. Es una práctica multisecular la realización de concilios y sínodos que garantizan mayor seguridad en las decisiones colegiadas. La información trasparente en las conferencias episcopales y en los consejos o comisiones de variada índole a nivel diocesano ayudan a evitar los abusos en el ejercicio del poder y en el control de las finanzas. Esta experiencia puede replicarse en otros estamentos eclesiales como son las parroquias, donde existen consejos parroquiales de economía, administración, liturgia, catequesis, educación, ayuda social, etc.

Las auditorías internas y externas ayudan para que exista información transparente. Existe riesgo de abuso y arbitrariedad cuando hay demasiada  autonomía en el ejercicio del poder y de la administración de bienes sociales o comunitarios. En la Iglesia no estamos exentos de este riesgo, y el abuso de poder suele conducir a conductas sexuales inadecuadas.
Las relaciones abiertas y transparentes, el diálogo y la comunicación franca en un clima de sencillez y confianza, ayudan a prevenir los abusos sexuales. La calumnia, la mentira y las injusticias vician las relaciones sociales. Para prevenir el abuso sexual, el trato indebido y la manipulación conviene determinar las funciones de cada uno y tener un reglamento básico que facilite la sana convivencia y el bienestar de todos.

En cada institución eclesial debería existir un protocolo conocido por todos para proceder con prontitud, verdad y justicia cuando se cometa algún abuso. Esto es particularmente importante allí donde haya menores de edad. Las instituciones eclesiales que realizan servicios a niños y jóvenes (catequesis, deporte, educación y formación) deberían disponer de estos protocolos que faciliten la información verídica y la trasparencia a los organismos pertinentes que establecen justicia mediante el debido proceso canónico y civil. También se requiere que haya información verídica en los medios de comunicación, ya que por intereses económicos e ideológicos, a veces, tergiversan o corrompen la verdad. 

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín