coroNavidenoWebDiciembre es el último mes del año y el primero en ofrecer amor y paz con el nacimiento del niño Jesús. En todos los países adornamos entonces nuestras casas y nos reunimos alrededor de la mesa para celebrar la Navidad en familia, inclusive quienes profesen otras religiones.

Desde tiempos remotos, las fiestas tienen música. La música de Navidad tiene un denominador común en todos los lugares: cantos que pueden ser interpretados por todos, gracias a su estructura melódica, armónica y sencilla.  En la actualidad, a estos cantos se les llama villancicos, teniendo otros nombres en diferentes idiomas –en inglés se les denomina carol, en francés noël, en alemán weinhnachtslied; y en italiano, canto di Natale.

La etimología o cuna de la palabra “villancico” en nuestro idioma se remonta a algunos siglos atrás, cuando estas composiciones no eran los cantos navideños que hoy conocemos. En la Edad Media ya existían y sus textos eran sobre el amor, la valentía, el humor y la felicidad, temáticas usuales en los cantos de los aldeanos medievales que habitaban “las villas”, a quienes llamaban “villanus” (villanos).

“Adeste Fideles, venid fieles todos, triunfantes a Belén!”, es uno de los villancicos anónimos más conocidos y antiguos que ha llegado a nosotros. Igualmente conocido es “Noche de Paz”, con letra del sacerdote austríaco Joseph Mohr y música de Franz Xaver Gruber.  

En nuestro país los cantos navideños son interpretados en las iglesias  y en las fiestas del hogar. Desde 1998, por casi 20 años, la Coral “Juan Pablo II” ofreció conciertos de navidad que acompañaban las palabras reflexivas de nuestro Cardenal, S.E. Jaime Ortega, en una alocución televisiva que todos esperábamos. Allí entonábamos villancicos de las diversas tradiciones –españoles, ingleses, alemanes, irlandeses, estadounidenses–; villancicos de los grandes maestros universales, como el barroco G. F Händel o el romántico alemán F. Mendelsohn. Tampoco faltaban los villancicos cubanos, desde los creados por nuestros primeros compositores, como Esteban Salas y Juan París, hasta los más actuales: Alfredo Morales, Perlita Moré, Compay Segundo y el maestro Harold Gramatges.

Nuevos arreglistas han surgido para llevar adelante este género venido desde Europa. En la Isla, imprimiéndole cubanía a los temas, están los músicos Conrado Monier, René Baños (Vocal Sampling) e Hilario Durán, gracias a los cuales hemos podido cantar hasta la imprescindible “Noche de Paz” en tiempo de habanera.

No olvides, amigo, además de engalanar tu casa este diciembre, llenarla de villancicos y canta, que es “orar dos veces”.

Ora con la Palabra

 

Domingo 21 de julio: XVI del Tiempo Ordinario

 

Lc 10,38-42

“...se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra”.

Lunes: Ct 3,1-4 / Sal 63 (62,2-6.8-9) / Jn 20,1.11-18

“...He visto al Señor...”.

Martes:  Ex 14,21 al 15,1 / Interl. Ex 15,8-17 / Mt 12,46-50

“...ese es para mí un hermano, una hermana....”.

Miércoles:  Ex 16,1-5.9-15 / Sal 78 (77) / Mt 13,1-9

“El que tenga oídos, que escuche”

Jueves:  Hch 4,33;5,12.27-33;12,2 / Sal 67 (66) /2 Co 4,7-15 / Mt 20,20-28

“...no vino a ser servido, sino a servir...”.

Viernes: Ex 20,1-17 / Sal 19 (18) / Mt 13,18-23

“...ciertamente dará fruto y producirá cien...”.

Sábado: Ex 24,3-8 / Sal 50 (49) / Mt 13,24-30

“...cosechen el trigo y guárdenlo en mis bodegas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín