Como-promover-la-alfabetiza
Procesos como la toma de decisiones, la resolución de conflictos, la conservación de la salud física y mental son afectados por las emociones. A las repercusiones de esto en nuestro cuerpo, por lo general, no se les da atención o importancia por prejuicios tales como: las emociones son innecesarias; las personas se volverían blandas si tienen demasiadas; entorpecen las relaciones; obedecen a procesos únicamente racionales y no autónomos; la mejor manera de conocerlas es racionalizarlas; la rabia, el miedo y la tristeza son malas.

De esta forma se sofocan dimensiones importantes de la vida humana y se pierden oportunidades para crecer en el autoconocimiento y la percepción de la realidad. Las emociones dan color, luz y sombra a lo que serían tan solo opacas experiencias en la vida diaria. Hay emociones que facilitan o dificultan la interacción. Una persona alegre dispondrá de más energía para la vida. Su interacción social y familiar estará facilitada por su estado emocional. Una persona triste y resentida, tendrá dificultades para enfrentar la vida.

 

Dada la dificultad para saber lidiar con las emociones, ¿cómo realizar entonces la alfabetización emocional? Hay que promover espacios grupales donde cada persona pueda reconocerse y detecte los manejos adecuados e inadecuados que ha tenido de sus emociones. Al descubrir como las emociones repercuten en nuestro bienestar y cómo podríamos tener una relación más sana y coherente con nuestro mundo emocional, nuestra vida mejora y comenzamos a generar un efecto positivo en las demás.

 

Proponemos superar los prejuicios sobre las emociones con pensamientos asertivos. Las emociones son humanas y lo que se juzga son nuestros actos. Las emociones nos hacen conocernos y es necesario encauzarlas y no temerles. Tenemos derecho a sentir, aunque nuestra emoción no se justifique y como dice el refrán: "Ni tan cerca que queme al santo, ni tan lejos que no lo alumbre".

 

La búsqueda por la alfabetización emocional no debe ser exclusivamente por medio de la razón, sino como dijo Saint-Exupery: "Solo se puede ver correctamente con el corazón; lo esencial permanece invisible a los ojos" (El Principito).

 

Escuelas de Perdón y Reconciliación

 

Ora con la Palabra

 

Domingo 15 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 15,1-32

“...estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”

Lunes: 1 Tim 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“...ni siquiera en Israel he hallado una fe tan grande”.

Martes:  1 Tim 3,1-13 / Sal 101 (100) / Lc 7,11-17

“...Es un gran profeta el que nos ha llegado”.

Miércoles:  1 Tim 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”.

Jueves:  1 Tim 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”.

Viernes:  1 Tim 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-13

“...ustedes tienen oídos para oír”.

Sábado: Ef 4,1-7.11-13 / Sal 19 (18) / Mt 9,9-13

“...Me gusta la misericordia más que las ofrendas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín