ViolenciaWebMucho se ha escrito acerca de la guerra, la psicología agresiva, la violencia y sus consecuencias. Pero la "cultura" de la violencia sigue prevaleciendo en las culturas y expresándose subrepticiamente en los roles sociales masculinos. Los estudiosos intentan explicarlo.

Freud y Lorenz afirmaban que la violencia es innata a nosotros. Para controlarla, Lorenz propuso conocer la evolución, controlar la natalidad, crear amistades y practicar ejercicios. Ya Freud subrayó la importancia del crecimiento individual y la reflexión. Darwin veía la violencia como resultado de la lucha de las especies, a ser eliminada por el ajuste genético. Según Marx, la violencia surge de la lucha de clases, y su solución sería el gobierno del pueblo. Skinner y otros sostenían que la violencia se aprende en la sociedad. Por ello habría que controlar la violencia en los medios, aislar a los violentos y premiar a los no violentos. Científicos estudiosos de los primates concluyeron que la violencia de los machos prevalecía sobre la ternura y el cuidado de las hembras porque la selección sexual habría desarrollado la búsqueda violenta del poder. Potenciar los valores femeninos frenaría la violencia.

 

Hay biólogos que sostienen que el cerebro humano está programado para la violencia, la cual se explota según los niveles de testosterona. Sin embargo, otros afirman que ella no es instintiva, sino que se aprende por el sistema de premio-castigo aplicado por el medio social.

 

Las teorías más aceptadas afirman que la violencia es tanto parte de la condición humana como una creación cultural y surge cuando las personas no pueden satisfacer sus necesidades básicas de autoestima, identidad y reconocimiento. La violencia se expresa físicamente cuando no hay otros modos de hacerlo. Por ello, el camino del Perdón y Reconciliación prioriza a las víctimas sobre los victimarios, sencillamente porque buena parte de los victimarios fueron antes víctimas cuyas rabias no fueron bien elaboradas.

 

Un ser social es capaz de perdonar. Por ello, la ética y la política se preocupan por la reconstrucción de la dignidad humana y sus relaciones. Pero el camino del Perdón y Reconciliación, aunque sea un medio efectivo hacia tal fin, raras veces es considerado en la administración de la justicia o la formación política. Se olvida que la paz se aprende, que exige ejercicio y esfuerzo, que no se impone con la fuerza. Según Galtung, hay tres estrategias en el esfuerzo por la paz. Dos son de corto plazo: una es hacer la paz; la otra, mantenerla. Casi siempre, implican el uso de armas. La tercera estrategia, construir la paz, es de largo plazo, y en ella el Perdón y la Reconciliación son camino fundamental para resolver la violencia.

 

Si desea conocer más sobre la Escuela de Perdón y Reconciliación (ESPERE), diríjase al P. Claudio Paul, sj, en el Centro de Espiritualidad Pedro Arrupe, en el Vedado, La Habana.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.