OndaJuvenilIconUna prueba de ingreso a la Universidad es anulada porque aparentemente “se filtró”. El examen de Matemáticas realizado el 6 de mayo fue vendido a un número indeterminado de aspirantes a carreras universitarias. ¿Cuántas personas están involucradas en este suceso? Aún no se sabe, y probablemente nunca se sepa todo el alcance de este último fraude. Ya en años anteriores ocurrió lo mismo.

La situación es preocupante. Por un lado queda la inquietud sobre la condición real con la que llegan estos jóvenes a la universidad. Condición influenciada también por un sistema de fraude estable relacionado con las pruebas ordinarias en las enseñanzas precedentes. Por otro lado hay un quiebre ético. Esta es la cuestión más grave.

Este quiebre tiene, al menos, dos actores: el que vende la prueba y el que la compra. Con respecto a los primeros la primera causal de la falta se asocia a la necesidad de vivir. Si bien el dinero cobrado no resuelve las carencias cotidianas, sí las alivian por un tiempo o resuelven algún problema puntual. Este fraude saca de manera escandalosa a la luz pública una pésima política de retribución y estimulación al buen trabajo desarrollado por los educadores cubanos durante décadas. Siendo el sistema de educación una de las banderas enarboladas con orgullo en el país, debería ser un sector bien remunerado y reconocido y con beneficios tangibles para quienes lo conforman.

Con respecto al segundo actor se hipotetiza que las acciones emprendidas responden a la desesperación por la carencia de formación recibida durante el Preuniversitario, por facilismo y por una educación en valores deficiente. Antropológica y psicológicamente hay otra causal, y es que se ha construido una mentalidad de “Universidad para todos” en detrimento de cualquier otra opción de realización y superación personal, lo que ha generado una presión extra en los estudiantes en relación con su futuro. Condición unida a una pobre o casi inexistente orientación vocacional, la cual daría un sentido y una claridad a todo el proceso de agonía por el que pasan los estudiantes.

En la sección “Cuba dice” del Noticiero Nacional de la Televisión Cubana se expresaron criterios como: [las pruebas] “miden conocimientos”, “es más que necesario mantener el rigor”, “repetirlo [el examen de matemáticas] es un acto de justicia”. Hay verdad en estas opiniones, y éstas generan preguntas como: ¿qué relación tienen los conocimientos que se miden en estas pruebas con las carreras por las que se optan? ¿Debería existir una forma igualitaria de acceso a la universidad? ¿No se deberían retomar las pruebas de aptitud y las entrevistas para el ingreso a ciertas carreras? ¿Quiénes se encargan de mantener el rigor? ¿Qué debe trabajarse en la raíz para que la justicia sea el pan nuestro de cada día? Son interrogantes que requieren un análisis abierto y participativo.

Ora con la Palabra

 

Domingo 24 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mc 10,46-52

“...tu fe te ha salvado”.

Lunes:  Rm 8,12-17 / Sal 68 (67) / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba...”.

Martes:   Rm 8,18-25 / Sal 126 (125) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza...”.

Miércoles:   Rm 8,26-30 / Sal 13 (12) / Lc 13,22-30

“...muchos tratarán de entrar y no lo lograrán”.

Jueves:   Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió a doce de ellos...”.

Viernes:   Rm 9,1-5 / Sal 147 (146-147) / Lc 14,1-6

“...se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:   Rm 11,1-2a.11-12.25-29 / Sal 94 (93) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será ensalzado”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.