logowebPara entender el mensaje que la Iglesia quiere vivir con el próximo Jubileo de la Misericordia nos puede ayudar el logo y el lema que se han escogido para esta ocasión. El Año Santo que celebraremos desde el 8 de diciembre del 2015 hasta el 20 de noviembre del 2016 gira en torno a la frase "Misericordiosos como el Padre". La misma está inspirada en un texto de Lucas (Lc. 6, 36), el evangelista de la misericordia, que invita a no juzgar ni condenar a nadie, sino a perdonar y amar sin medidas a la manera de Dios.

El logo del Año Jubilar es obra del jesuita esloveno Marco Ivan Rupnik, un creador famoso de mosaicos de estilo contemporáneo con una marcada influencia de la tradición de la iglesia oriental. Esta pintura es, al igual que los iconos, un pequeño compendio teológico de la misericordia. En él aparece la figura central de Cristo Resucitado que carga sobre sus hombros al ser humano herido o extraviado.
El amor con que el Buen Pastor toca la profundidad de nuestra carne es capaz de cambiar la vida de quien ha quedado al borde del camino.

En los rostros de ambos personajes hay un detalle que es imposible pasar por alto: los ojos de Cristo se confunden con los del hombre que lleva en sus brazos, recordando el pasaje del juicio final, "lo que hicieron a estos, mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicieron" (Mt. 25, 40). Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo. Así, cada ser humano descubre en Jesús, nuevo Adán, la propia humanidad y el futuro que le espera, contemplando en su mirada el amor del Padre.
Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia la parte externa, sugieren el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte. Del mismo modo, la profundidad del color más oscuro sugiere también el carácter inescrutable del amor del Padre que todo lo perdona.

Ora con la Palabra

 

Domingo 23 de febrero: VII del Tiempo Ordinario

 

Mt 5,38-48

“...Él hace brillar su sol sobre malos y buenos...”.

Lunes:  St 3,13-18 / Sal 19 (18) / Mc 9,13-28

“...lo tomó de la mano y le ayudó a levantarse...”.

Martes:  St 4,1-10 / Sal 55 (54) / Mc 9,29-36

“...El Hijo del Hombre va a ser entregado…”.

Miércoles de Ceniza:  Jl 2,12-18 / Sal 51 (50) / 2 Co 5,20 al 6,2 / Mt 6,1.6.16-18

“...tu Padre que ve en lo secreto, te premiará”.

Jueves:  Dt 30,15-20 / Sal 1 / Lc 9,22-25

“...Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo...”.

Viernes:  Is 58,1-9a / Sal 51 (50) / Mt 9,14-15

“Llegará el tiempo en que el novio les será quitado...”.

Sábado: Is 58, 9b-14 / Sal 86 (85) / Lc 5,27-32

“No he venido para llamar a los buenos...”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.