inmortalidadWebDesde sus inicios, el ser humano ha pretendido buscar la forma de vivir eternamente y mantener su capacidad física y belleza externa. Muchas han sido las propuestas para lograrlo y  muy pocos han sido los resultados alcanzados.

Este artículo no pretende ofrecer una de esas tantas fórmulas. Solo intenta mostrar la importancia de una alimentación sana y de ejercitar físicamente todos los días. Nos proponemos sugerir cómo podemos disponer de una forma sencilla, -fíjense que digo forma y no fórmula-, para ralentizar el envejecimiento y mejorar la calidad de vida.

Las dos principales causas de sobrepeso y obesidad son el elevado consumo de comida, que conlleva un rápido aumento de peso, y la falta de ejercicio regular. La combinación de una dieta no saludable con una vida sedentaria produce un incremento del riesgo de contraer enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión arterial, las enfermedades cerebrovasculares e incluso el Alzheimer.

Cuando nos preguntan qué edad tenemos, respondemos inmediatamente con una referencia a la fecha del nacimiento. Pero, ¿sabían que la edad cronológica (el número de años que hemos vivido) y la edad biológica (los años que tiene nuestro cuerpo) no tienen por qué coincidir? Además, tenemos una edad metabólica que es diferente a la edad cronológica y biológica: se trata de la edad real de nuestro cuerpo a nivel fisiológico, la que puede ser cambiada y reducida si nos proponemos una dieta saludable y ejercicio sistemático. Para que se entienda mejor, a modo de ejemplo, piensen que una persona puede tener 35 años de edad cronológica y tener una edad metabólica de 45 años, lo cual significa que su organismo está funcionando con 10 años más que su edad cronológica.

La edad metabólica se incrementa proporcionalmente con el peso corporal. A mayor edad metabólica mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes, hipertensión, cáncer, artrosis, artritis, etc.

También es sabido que no todas las personas poseen capacidad física aconsejable para realizar ejercicios que requieren un esfuerzo elevado, como hacer pesas, montar bicicletas, correr, etc. Pero el ser humano, desde sus inicios, ha realizado uno de los ejercicios más universales y que la gran mayoría de las personas pueden hacer: caminar. El caminar diariamente una hora, acompañado de una dieta sana, es la forma más saludable y recomendada, independientemente de la edad cronológica, para prevenir el sobrepeso y la obesidad, a la vez que reduce nuestra edad metabólica y proporciona una mayor calidad de vida.

Bien dijo el cantautor Arjona: “no le quite años a su vida, póngale vida a los años, que es mejor”. Dicho de otra forma, reduzca su edad metabólica con dieta saludable y ejercicio sistemático. Así, estará poniéndole años de juventud a su vida. Esa es la fórmula; digo, la forma.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.