abrahanWebJudíos, cristianos y musulmanes confesamos que todos somos "hijos de Abraham", que él es "nuestro padre". En estas tres tradiciones religiosas es conocido como el "amigo de Dios". Conviene entonces saber lo que la tradición bíblica y la coránica sostienen sobre él.

a) Abraham

Para la tradición coránica, Dios revela su unicidad a Ibrahim (Abraham), hijo de Azar. La misión de este profeta consiste en apartar a su padre y a sus conciudadanos del politeísmo, pero estos acaban condenándolo a muerte. Ibrahim huye al exilio, hacia una que será su tierra prometida, la "tierra bendita para todos los mundos" (Corán 68,71). Abraham es el verdadero precursor de la religión coránica, el primer hanif, el muslim (el sometido), el monoteísta por excelencia.

Para la tradición bíblica, Abram es un patriarca de un clan arameo, a quien Dios sacó de su tierra para llevarlo a Canaán. Su padre es Teráj y su esposa la estéril Saray. En Josué 24,3 se nos dice que Téraj es padre de Abraham y Najor y que "servían a otros dioses".

Abram cumple con lo que Yavé le pide, más aún, le edifica un altar e invoca su Nombre. Yavé le hace una doble promesa: una descendencia numerosa y la propiedad de la tierra. Dios mismo cambia el nombre de Abram por Abraham, porque será "padre de muchos pueblos" (Gn 17,5).

b) Sus hijos

Ya que Saray era estéril, Yavé autoriza a Abram a tener un hijo con la esclava egipcia Agar, dando a luz a Ismael (Dios escucha) quien pareciera ser el hijo de la promesa. Cuando Dios cambia el nombre de Abram por Abraham y el de Saray por Sara, viene el relato en que ambos conciben a Isaac (Dios ríe). Para la tradición bíblica, Isaac es el legítimo heredero, de quien procede Israel. Para la tradición coránica, el primogénito heredero de las promesas es Ismael, de quien proceden los árabes. Este, junto a su padre, son los propagadores del islam. Aún más, consideran que la herencia de Isaac es una deformación de las Escrituras hecha por los judíos.

Para la tradición bíblica queda claro que Dios pone a prueba a Abraham al pedirle que sacrifique a su hijo Isaac (Gn 22). En cambio, en el relato coránico del sacrificio de Abraham (C 37, 100-111), hay dos referencias respecto al texto del Génesis: 1) el mandato de Dios se tiene en un sueño. 2) el relato habla solo de "un niño benigno", sin determinar su nombre. Serán luego las posteriores tradiciones musulmanas las que identificarán a ese hijo con Ismael.

En conclusión, lo más importante es descubrir el sentido teológico de la figura de Abraham, que sin duda alguna, se resume en las tres tradiciones monoteístas como "padre de los creyentes". Es el antepasado común que nos permite celebrar desde la fe y el diálogo todo un horizonte nuevo, abierto por un hombre fiel que jamás perdió la esperanza.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.