procesionSemSantaCubaWebCada comunidad tiene una forma diferente de vivir la semana santa, pero todas tienen el mismo propósito, conmemorar el amor infinito de Jesús por la humanidad.

Maricel Montano Miján, 25 años: Soy de Pinar del Río, específicamente de la Catedral. Usualmente en la comunidad vivíamos la semana entera; pero en los dos últimos años lo que se hace es un triduo pascual: jueves santo, viernes santo y el sábado realizamos una vigilia para esperar las 12 de la noche y oír la misa de resurrección; el domingo solo hay una única misa a las 10 de la mañana. En el caso del jueves santo siempre los jóvenes participamos con mucho entusiasmo del lavatorio de los pies. El viernes colaboramos en la adoración de la cruz y el sábado nos toca a la pastoral juvenil animar la misa pascual; para mí, es un momento especial: se apaga toda la iglesia, se enciende el cirio y se canta el pregón pascual, servicio que yo realizo con mucho cariño.

Silvia María Cabrera López, 45 años: Soy de Camagüey, de la comunidad de la Caridad, atendida por los salesianos. La semana santa es de recogimiento, mucho respeto, reconciliación, arrepentimiento y unión a la pasión de Jesús. Puedo asegurarte que es una semana que se vive intensamente por todo el pueblo y sobre todo por la juventud. Mons. Juan García, en aquellos momentos nuestro arzobispo, se preocupaba por involucrar mucho a los jóvenes; siempre recuerdo la procesión multitudinaria que se realiza el viernes santo, todos en silencio y guardando un gran respeto, llevando velas y entonando cantos de luto; es impresionante. El domingo de resurrección puedo asegurarte que lo celebramos todos, creyentes o no. Yo particularmente, no me integro toda la semana, pero sí en esos días fundamentales; y en la casa hacemos nuestro día de abstención, cosas desde niños sabemos: no consumir carne por respeto a Jesús, que durante esa semana hizo lo que su Padre le encomendó, salvar al pueblo.

Dulia Sevillano, 59 años: Soy de Guantánamo, de un central que anteriormente se llamaba La Esperanza y ahora se llama Geo Martínez; durante la Semana Santa hay muchos padres que no mandan a los niños a la escuela. El viernes santo no se come carne; de niña recuerdo con mucho entusiasmo esos días porque jugábamos mucho y asistíamos con frecuencia a la iglesia, donde se celebraba misa casi todos los días.

Marcos Chávez, 12 años, Arquidiócesis de la Habana: Yo en la Semana Santa ayudo en todas las misas y apoyo en lo que sea necesario para que las personas se sientan tocadas por Dios. Una vez me escogieron para el lavatorio de los pies y fue una gran experiencia que quisiera repetir.

Gabriel Panebianco Ramírez, 14 años, Asunción de Guanabacoa: Yo siempre participó junto a mi familia toda la Semana Santa; para mí es algo especial ya que me ayuda a sentir más cerca a mi amigo Jesús.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.