Santo-Domingo-SaviowebEntre los alumnos que tuvo san Juan Bosco, el más conocido es santo Domingo Savio, joven que murió cuando apenas le faltaban tres semanas para cumplir los 15 años.

Nació en Riva de Chieri, Italia el 2 de abril de 1842 y era el mayor de cinco hijos. Desde pequeño ayudaba en Misa. El día antes de su primera confesión fue donde su madre y le pidió perdón por todos los disgustos que le había dado. El día de su primera comunión redactó el famoso propósito que dice: "Prefiero morir antes que pecar".

A los 12 años se encontró por primera vez con san Juan Bosco y le pidió que lo admitiera en el colegio que el santo tenía para niños pobres. Don Bosco para probar qué tan buena memoria tenía le dio un libro y le dijo que se aprendiera un capítulo. Al poco tiempo se lo recitó de memoria. Fue aceptado y al recibir la noticia le dijo a su educador: "Usted será el sastre. Yo seré el paño. Y haremos un buen traje de santidad para obsequiárselo a Nuestro Señor".

Por tres años ganó el Premio de Compañerismo, por votación popular entre todos los alumnos. Sus compañeros se admiraban al verlo siempre alegre. Con los mejores alumnos del colegio fundó una asociación llamada Compañía de la Inmaculada, y es curioso que de los dieciocho jóvenes con los cuales dos años después san Juan Bosco fundó la Comunidad Salesiana, once eran de esta asociación.

La madre de Don Bosco, le dijo un día a su hijo: "Entre tus alumnos tienes muchos que son maravillosamente buenos, pero ninguno iguala en virtud y en santidad a Domingo Savio. Nadie tan alegre y tan piadoso como él, y ninguno tan dispuesto siempre a ayudar a todos y en todo".

Un día los alumnos vieron muy serio a Juan Bosco. Era que Domingo Savio se alejaba de su colegio. Los médicos dijeron que se encontraba muy débil para seguir estudiando. Tenía que irse por unas semanas a descansar en su pueblo. En el Retiro Mensual se rezaba un Padrenuestro por aquel que habría de morir primero. Domingo le dijo a sus compañeros: "el Padrenuestro de este mes será por mí". Cuando se despidió de su educador, los alumnos comentaban: "Miren, parece que Don Bosco va a llorar".

Domingo Savio estaba preparado para partir hacia la eternidad. Los médicos decían: "El alma de este muchacho tiene unos deseos tan grandes de irse a donde Dios, que el débil cuerpo ya no es capaz de contenerla más. Este jovencito muere de amor, de amor a Dios". Y así fue.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de diciembre: II de Adviento

 

Lc 3,1-6

“Todo mortal entonces verá la salvación de Dios”.

Lunes:  Is 35,1-10 / Sal 85 (84) / Lc 5,17-26

“...Hoy hemos visto cosas increíbles”.

Martes:  Is 40,1-11 / Sal 96 (95) / Mt 18,12-14

“...no quieren que se pierda ni tan solo uno de estos...”.

Miércoles:  Nuestra Señora de Guadalupe Zc 2,14-17 / Sal 96 (95) / Lc 1,39-45

“¡Dichosa tú por haber creído...”.

Jueves:  Is 41,13-20 / Sal 145 (144) / Mt 11,11-15

“El que tenga oídos para oír, que lo escuche”.

Viernes:  Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19

“...la Sabiduría de Dios no se equivoca en sus obras”.

Sábado:  Eclo 48,1-4.9-11 / Sal 80 (79) / Mt 17,10-13

“...harán sufrir al Hijo del Hombre”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín