Michel-Perez-Pollo-Via-Crus

Durante la Cuaresma y en Semana Santa muchos fieles católicos participan de un ejercicio devocional que también ha impactado en el mundo del arte: el vía crucis. La Iglesia, hasta nuestros días, se ha valido de la destreza de grandes artistas para recrear las escenas de la Pasión y Muerte de Cristo, como un  recordatorio perenne de la entrega de Jesús, el acto más grande del Amor de Dios hacia la Humanidad.

Así pues, merecen ser destacados algunos autores europeos de la primera mitad del siglo XX, como Henri Matisse (1869- 1954) o Albert Servaes (1883- 1966), cuyos vía crucis llamaron la atención por subvertir la tradicional representación del tema. En Cuba, a mediados del siglo pasado, sobresalen los creados por René Portocarrero (1912-1985) y César Hombrado Oñativia (1910-1977), ubicados de forma permanente en las Iglesias de Bauta y de Baracoa, en 1956, y en la del Corpus Cristi, en 1959, respectivamente.

Asimismo, en la contemporaneidad, las artes visuales cubanas proponen nuevos vía crucis muy audaces. Nos referiremos solo a dos de estos, singulares por ser exposiciones emplazadas en templos católicos.

El primer vía crucis de este tipo se organizó en 1995 en la Iglesia Parroquial Santa Bárbara, de Breinig, Alemania. Su autora, la joven grabadora Belkis Ayón (1968 - 1999) inauguró, con el auspicio de la Fundación Ludwig de Cuba, la exposición “Vía Crucis”, cuya peculiaridad estuvo en retomar bras previamente realizadas por ella, alusivas a
la temática abacuá. Lo que distinguió y resultó en extremo interesante fue la manera en que Ayón articuló el tema de su obra con los contenidos del vía crucis católico al añadir un léxico penitencial propio de la Cuaresma (pecado,  arrepentimiento, dolor). Esta exposición se sumaba a los muchos referentes cristianos en la obra de la creadora (cruz, iconos bizantinos). No obstante, estos grabados, como los del resto de su producción artística, aluden a la expresión sincrética de la religiosidad del cubano.

El segundo vía crucis fue inaugurado a fnales de 2019 por el artista visual Michel Pérez Pollo (1981) en la Catedral de La Habana. Inspirado en las catorce estaciones y la adición de la decimoquinta -alusiva a la Resurrección de Cristo siguiendo una iniciativa de Juan Pablo II-, este artista ha impresionado por la manera heterodoxa de mostrar la Vía de la Cruz. Se apropia del templo de la Catedral para revisitar un asunto de interés cultual.

Al menos en nuestro contexto, es un acontecimiento excepcional que un templo católico abra sus puertas para acoger, como parte del culto, al arte contemporáneo. Por esa razón, la decisión del Padre Yosvany Carvajal Sureda, párroco de la Catedral de La Habana, de colocar un vía crucis contemporáneo y abstracto en el lugar donde habitualmente cuelgan las estaciones del vía crucis catedralicio, puede califcarse de muy intrépida.

Auguramos un tiempo futuro en el que los artistas encuentren en nuestros templos el taller ideal para expresar nuestra fe.

Ora con la Palabra

 

Domingo 25 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mt 22,34-40

“...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma…”.

Lunes:  Ef 4,32 al 5,8 / Sal 1 / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía”.

Martes:   Ef 5,21-33 / 128 (127) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza…”.

Miércoles:  Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió de entre ellos a doce…”.

Jueves:  Ef 6,10-20 / Sal 144 (143) / Lc 13,31-35

“...al tercer día mi obra quedará consumada”.

Viernes:   Fil 1,1-11 / Sal 111 (110) / Lc 14,1-6

“...tocando al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:  Fil 1,18-26 / Sal 42 (41) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será enaltecido”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.