Dante-y-la-divina-comedia

Reconocida en el mundo entero por el duomo de la imponente Catedral de Santa María de la Flor, se alza Florencia como símbolo y baluarte de la riqueza espiritual de la Toscana italiana. Florencia, ciudad orgullosa de su historia, alberga no pocos nombres-símbolos de la pintura, la escultura, el pensamiento, la arquitectura y la literatura. Hay, no obstante, un florentino que realza el timbre de gloria que ese gentilicio posee. Su nombre, Dante Alighieri, se ha quedado en la memoria colectiva de la humanidad como un elogio a las buenas maneras de decir y escribir.

El Sommo Poeta (Poeta Supremo) es el epíteto justo para quienes ven en Dante un crisol de la literatura universal de todos los tiempos. Escribir o hablar de este poeta, es escribir o hablar de su obra monumento: La Divina Comedia, texto que transita entre las cosmovisiones medievales y renacentistas.

Volver sobre esta obra es redescubrir una visión sui generis de la religión, y todavía más allá: de la relación íntima y personal de la finitud existencial humana con la trascendencia divina. Dante apuesta por la introspección del alma en la búsqueda de su Hacedor, contrario a la aspiración medieval de alcanzar a un Dios distante y en las alturas, auxiliándose para estos empeños de las agujas de las catedrales góticas que parecían querer tocar el mismo cielo.

A propósito, el Papa Francisco desde su aleccionador magisterio y motivado por el 750 aniversario del natalicio de Dante, definió a La Divina Comedia “como un gran itinerario, más aún como una verdadera peregrinación interior, tanto personal y comunitaria como eclesial, social e histórica”.

Cierto es que el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso dantescos están cargados de símbolos y bellas metáforas, pero el poeta va más allá de las fronteras de la simple armonía de las letras. La obra deja correr unos tras otros los cantos, y expone el fuerte sentimiento religioso de su autor, que puede incluso transitar por la crítica social de su tiempo.

Hay una fuerza cuasi-mística que acentúa sobremanera la vivencia de la fe. Una experiencia que se realiza desde la esperanza, y que convoca a un cambio radical orientado a la dignidad y el autoconocimiento plenos. Por ello, el interés por la peregrinación del alma es una exhortación constante, aunque ello suponga atravesar las noches oscuras de las tribulaciones y pesares diarios.

Dante brota del nicho de piedra y continúa invitando a la reflexión interior como lo hiciera antaño. Su obra regresa de tierras imperecederas y otra vez sorprende y enamora, asumiendo nuestras problemáticas que hacen del florentino un coetáneo de casi ochocientos años.

Sin más anhelo que el de unirme al coro de los muchos que consideran a Dante artista de la más alta valía, con todavía mucho que decir, sirvan estos apuntes para convidar a la lectura de los textos fundacionales de la compleja existencia humana, entre los cuales ocupa un puesto de honor La Divina Comedia.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de julio: XIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 10,1-12.17-20

“El deseo de paz de ustedes se cumplirá”.

Lunes:   Os 2,16.17b-18.21-22 / Sal 145 (144) / Mt 9,18-26

“Ánimo, hija, tu fe te ha salvado”

Martes:  Os 8,4-7.11.13 / Sal 115 (113 B) / Mt 9,32-38

“La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos”

Miércoles: Os 10,1-3.7-8.12 / Sal 105 (104) / Mt 10,1-7

“Vayan a las ovejas descarriadas de Israel”

Jueves:   Os 11,1-4.8c-9 / Sal 80 (79) / Mt 10, 7-15

“Lo que han recibido gratis, denlo gratis”

Viernes:   Os 14,2-10 / Sal 51 (50) / Mt 10,16-23

“No serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre”

Sábado:   Is 16,1-8 / Sal 126 (125) / Mt 10,24-33

“No tengan miedo a los que matan el cuerpo”


Logo Red Mundial de Oración del Papa

RED MUNDIAL DE ORACIÓN DEL PAPA, JULIO 2022

El PAPA nos pide orar por los ancianos
pueblo, para que su experiencia
y sabiduría ayude a los más jóvenes a
mirar hacia el futuro con esperanza y responsabilidad.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.