Benny-More

Sombrero alón, bastón en ristre, amplio pantalón de pliegues, holgado saco y andar cadencioso eran las credenciales del “Bárbaro del Ritmo”, gloria de nuestro Olimpo Musical, poblado por celebridades como la “Única” Rita, Celia Cruz, “Bola de Nieve”, Lecuona, Machín, Matamoros y tantos otros, cuya sola mención enorgullece a cualquier cubano. Muchos son los que llevaron por todos los rincones del mundo nuestra musical cubanía.

El 24 de agosto se cumplen 100 años del nacimiento de Benny Moré. Inevitablemente brotan en la memoria sus canciones: “Santa Isabel de las Lajas”, “Qué bueno baila usted”, “Se te cayó el tabaco”, “Cienfuegos”, “Cómo fue”, “La Culebra”, etc.

De humilde extracción campesina, hombre de pueblo, sencillo y cordial, no sabía leer un pentagrama; pero tocaba muy bien la guitarra, porque llevaba dentro la música que tarareaba a su “tribu” y que Generoso se ocupaba de orquestar. La simpatía popular no solo era el tributo a su calidad interpretativa, sino, sobre todo, a su caballerosidad solidaria para con sus músicos.

Sin renunciar a la picaresca del gracejo popular, sus pegajosos montunos, en absoluto chabacanos ni vulgares o groseros, siguen movilizando los cuerpos en el salón de baile y evocando comparaciones con otras músicas e intérpretes. No faltan en sus canciones aquellas que, con finura y delicadeza, evocan el amor:

                                                                                 “Cómo fue, no sé decirte cómo fue;
                                                                                      no sé explicarme qué pasó,
                                                                                         pero de ti me enamoré.
                                                                                 Fue una luz que iluminó todo mi ser;
                                                                                        tu risa, como un manantial,
                                                                                         regó mi vida de inquietud…”

Dejó su huella musical al dedicar canciones a poblados y ciudades, desde su natal Santa Isabel de las Lajas, pasando por Cienfuegos, Manzanillo, Marianao, Santiago de Cuba, Francisco Guayabal, hasta cantar a Cuba entera en “No hay tierra como la mía”. Su madera, de raigal artista del pueblo, nunca fue mercenaria ni genuflexa a lisonjas o dineros, sino auténticamente fiel a sí misma, al modo de aquel gran éxito interpretativo:

                                                                          “Como el arrullo de palmas en la llanura;
                                                                         como el trinar del sinsonte en la espesura;
                                                                             como del río apacible el lírico rumor;
                                                                          como el azul de mi cielo, así es mi amor.”

Al cumplirse este centenario, recordemos con una oración de agradecida simpatía a este hombre que tuvo humanas flaquezas, pero también la gran virtud de su criolla caballerosidad interpretativa.

Ora con la Palabra

 

Domingo 10 de noviembre: XXXII del Tiempo Ordinario

 

Lc 20,27-38

“Él no es Dios de muertos, sino de vivos, y todos viven por Él”.

Lunes: Sb 1,1-7 / Sal 139 (138) / Lc 17,1-6

“...si se arrepiente, perdónalo”.

Martes:  Sb 2,23 al 3,9 / Sal 34 (33) / Lc 17,7-10

“...Somos servidores no necesarios...”.

Miércoles:  Sb 6,1-12 / Sa 82 (81) / Lc 17,11-19

“...Levántate y vete; tu fe te ha salvado”.

Jueves:  Sb 7,22 al 8,1 / Sal 119 (118) / Lc 17,20-25

“...antes tiene que sufrir mucho y ser rechazado...”.

Viernes:  Sb 13,1-9 / Sal 19 (18) / Lc 17,26-37

“El que intente guardar su vida la perderá...”.

Sábado:  Sb 18,14-16; 19,6-9 / Sal 105 (104) / Lc 18,1-8

“...les hará justicia, y lo hará pronto”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín