aDondeVasWebSe aproximan los meses veraniegos y con ellos un sinfín de inquietudes para nuestros jóvenes, a quienes  enseguida les asalta la duda sobre qué hacer en esta época del año. Estos son meses en que el calor, el tiempo sin clases, los deseos de viajar, de ir a la playa o a una discoteca y el interés por descansar dejan en  un segundo plano a la misa, la oración y los espacios para el encuentro con Cristo y con la comunidad de fe. Por esas fechas es común encontrar a algún joven que comenta: “¡Cuando empiecen las clases nos vemos en la misa y en el grupo de jóvenes!” Pareciera que existe la absoluta certeza de que Jesús también se va de vacaciones.

Sin embargo, la pastoral juvenil en cada diócesis ofrece diferentes propuestas que permiten continuar, con dinamismo y desde otra perspectiva, la profundización en el encuentro con uno mismo y con un Jesús joven. Además, estos eventos atienden todas las dimensiones del joven cristiano y promueven una espiritualidad que transforma en discípulos y misioneros. Así, el joven puede incidir en su entorno y cumplir sus sueños en busca del bien común y la evolución social.

Actividades tales como campamentos; conferencias; talleres; escuelas de verano, ferias,  excursiones, celebraciones litúrgicas, competencias deportivas y bíblicas, salidas de esparcimiento y recreación, como también encuentros de grupos, convivencias, misiones y ayudas a otras comunidades o personas necesitadas buscan potenciar la educación en la fe y el trabajo con otras personas desarrollando sus capacidades.

Se trata de crecer en la Iglesia y en el mundo desde una propuesta pastoral que evite las improvisaciones, la inmediatez, el entretenimiento individualista y los acontecimientos dispersos; una pastoral planificada y programada donde se formen jóvenes maduros en su fe.

El verano, cuando la mayoría de los jóvenes toman vacaciones al recesar las clases en los diferentes niveles de enseñanza, no es un momento para aislarse ni, como decimos comúnmente, para perderse. Es ocasión para encontrarse y conectarse, en otros espacios y actividades, con Jesús en el otro, para crecer y compartir, para realizar proyectos personales sin olvidarse de los demás y de los proyectos que Dios tiene para cada uno. Vívelo desde las propuestas y herramientas que tu Iglesia te ofrece. Este verano, querido joven, deja que Jesús sea tu brújula y te guíe; así podrás responder con seguridad cuando te pregunten: “¿A dónde vas?”.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín