Muchos son los mitos que hablan sobre la fuente de la juventud, sin embargo nadie ha dicho que la experiencia que dan los años sea contraria a la jovialidad. Hasta hace un tiempo se creía que la juventud llegaba hasta los 35 años y que ya a los 40 se entraba en la edad mediana, por lo tanto, según esos parámetros, a los 58 ya una persona era considerada "vieja". La buena noticia es que nuevos estudios revelan que hoy la "edad madura" comienza a los 55.

Las encuestas revelan que a medida que la población vive más, se establecen nuevos límites en las clasificaciones de la edad y tanto en nuestro país como en muchos otros la población de adultos mayores de 65 años ha superado a la de menores de 16. Si lo vemos de esta forma realmente es esperanzador creer que todos seguimos siendo jóvenes. El asunto está condicionado por la actitud ante la vida.

Otros estudios han demostrado que aquellas personas que se consideran a sí mismas jóvenes tienden a lucir de menos edad y presentan menos enfermedades que otros que se consideran ya "viejos". Una persona que tenga deseos y disposición para aprender, que se involucre en nuevos proyectos y que no se ponga barreras a sí mismo es sin lugar a dudas una persona joven. Muchas son las oportunidades que los nuevos tiempos ofrecen para tener la energía y el arrojo de la juventud con la perfecta combinación de la experiencia.

La edad es un estado mental. En nuestras dinámicas contemporáneas los 30 son los nuevos 20 y los 40, los nuevos 30. A medida que las etapas de nuestra vida cambian, tenemos proyectos, expectativas y la conciencia de la importancia de llevar una vida saludable y un estado mental activo. Los roles y la sociedad cambian y con ellas, el ciclo de vida se alarga. La fuente de nuestra juventud está justo enfrente de nuestras narices, solo hace falta caminar hacia el futuro sin bloqueos mentales o estereotipos que cumplir. Y si en algún momento escucha la archiconocida frase la juventud está perdida pues con una sonrisa respóndale, pues mire: busque la suya, que la mía, yo ya la encontré.

 

Ora con la Palabra

 

Domingo 14 de agosto: XX del Tiempo Ordinario

 

Lc 12,49-53

“No he venido a traer paz, sino división”.

Lunes: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab/ Sal 45(44)/ 1Cor 15, 20-27a

“Primero Cristo como primicia; después todos los que son de Cristo”

Martes:  Ez 28,1-10/ Interleccional Dt 32/ Mt 19, 23-30

“Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja,
que a un rico entrar en el reino de Dios”

Miércoles: Ez 34,1-11/ Sal 23(22)/ Mt 20,1-16

“¿Vas a tener tú envidia porque soy yo bueno?”

Jueves: Ez 36,23-28/ Sal 51(50)/ Mt 22,1-14

“A todos los que encuentren convídenlos a la boda”.

Viernes: Ez 37,1-14/ Sal 107(106)/ Mt 22,34-40

“Amarás al Señor tu Dios y a tu prójimo como a ti mismo ”

Sábado: Ez 43,1-7a/ Sal 85(84)/ Mt 23,1-12

“No hacen lo que dicen”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.