pastoralJuvenilWeb

Hace unos días, leyendo el libro Civilización del Amor, orientaciones para una pastoral juvenil latinoamericana —de obligada consulta para todos aquellos agentes de pastoral en nuestra área geográfica que decidan poner su labor al servicio de los jóvenes—, encontré un texto, muy interesante, que aborda la memoria histórica de la pastoral juvenil en Latinoamérica. Dice allí: "Hacer memoria histórica es algo que aprendemos de la Sagrada Escritura y no podemos mirar hacia adelante si no hacemos una mirada al pasado antes".

Es significativo reconocer que vivimos en una sociedad que se mueve a una velocidad enorme, y que puede hacer desaparecer hechos que por su trascendencia parecían imborrables. Recuerdo con alegría las anécdotas de mi abuelo, orgulloso de haber pertenecido a la Juventud Católica de su época. Siempre guardó con gran celo mucho de los objetos que recordaban su pertenencia a aquel movimiento.

Dentro de cualquier proceso histórico de transformación, la juventud es parte forjadora. La historia de la Iglesia en Cuba no ha sido la excepción. La Comisión Nacional de Pastoral Juvenil cubana ha hecho un esfuerzo en los últimos tiempos por tratar de rescatar y guardar de manera digital numerosos acontecimientos que han acontecido en el país relacionados con la pastoral juvenil y que, de no tenerlos en algún soporte, pudieran llegar a desaparecer o quedar solo en el recuerdo de alguna persona aislada que lo vivió.

Es lamentable que hayamos perdido terreno en el cuidado de nuestra memoria histórica, y ese tipo de errores puede costar muy caro. ¿Cuántos grupos juveniles pueden decir hoy que poseen, protegidos en algunos soportes, materiales que recuerden sus inicios?

Dentro de nuestras parroquias hay muchas personas que tienen testimonios muy valiosos de su etapa juvenil, con pinceladas que pueden ayudarnos a comprender determinadas situaciones.
Podemos lamentar que historias como las de la Juventud Católica Cubana no tengan espacio dentro de las catequesis juveniles, conociendo que algunos de sus integrantes son miembros activos de nuestras comunidades. Miro hacia atrás y pienso qué sucederá cuando dentro de diez años alguien sueñe con realizar otra jornada mundial de la juventud de carácter nacional en la isla y no tenga elementos suficientes para emprender el camino por el hecho de que no se guardó en algún lugar seguro materiales que pueden servir de guía para su planificación.

Una de nuestras misiones como jóvenes católicos cubanos, puede ser ayudar a rescatar la memoria histórica de la pastoral juvenil de nuestra comunidad. Como un amigo jesuita me sugirió en alguna ocasión, pongámonos metas pequeñas para lograr de forma integradora las de mayor magnitud. Partimos de tener la certeza de que Dios ha estado presente en cada uno de esos momentos históricos.

Ora con la Palabra

 
  Domingo 20 de septiembre: XXV del Tiempo Ordinario

Mt 20,1-16

“...los últimos serán primeros, y los primeros serán últimos”.

Lunes:  Ef 4,1-7.11-13 / Sal 19 (18) / Mt 9,9-13

“...Me gusta la misericordia más que las ofrendas”.

Martes:   Pro 21,1-6.10-13 / Sal 119 (118) / Lc 8,19-21

“...son los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen”.

Miércoles:  Pro 30,5-9 / Sal 119 (118) / Lc 9,1-6

“...los envió a anunciar el Reino de Dios...”.

Jueves:  Ec 1,2-11 / Sal 90 (89) / Lc 9,7-9

“Y tenía ganas de verlo”.

Viernes:   Ec 3,1-11 / Sal 144 (143) / Lc 9,18-22

“...El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho...”.

Sábado:  Ec 11,9 al 12,8 / Sal 90 (89) / Lc 9,43-45

“...El Hijo del Hombre va a ser entregado…”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.