trabajarSeguridadWebLas normas generales en relación con la seguridad y salud en el trabajo se encuentran reguladas en Cuba en el capítulo XI del Código de Trabajo. Igualmente se establecen un grupo de normas complementarias que provienen de determinados organismos, especialmente del Ministerio de Salud Pública.

Según el artículo 126 del Código de Trabajo, la regulación “tiene como objetivos garantizar condiciones seguras e higiénicas, prevenir los accidentes, enfermedades profesionales y otros daños a la salud de los trabajadores y al medio ambiente laboral.”

La norma vigente establece los diferentes conceptos que pueden manejarse para calificar las afectaciones sufridas por los trabajadores en el desempeño de su labor: Incidentes, Accidentes y Enfermedades Profesionales.

La protección ofrecida por el Código de Trabajo, en relación con las diferentes situaciones dañosas que puedan sufrir los trabajadores, depende de la suscripción a un contrato de trabajo. En ese sentido, existe un sector importante de la ciudadanía vinculado al sector no estatal de la economía que se encuentra desprotegido. Muchos de los contratados en ese creciente espacio de la economía cubana, mantienen una relación irregular con sus empleadores. Además, la normativa actual es parca en relación con el acceso de ese sector a espacios de solución de conflictos, como los Órganos de Justicia Laboral de Base o los Tribunales.

Por otra parte, las indemnizaciones relacionadas con los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales se establecen sobre la base de los estándares de la seguridad social vigente. Por ello, es muy común que en el primero de los casos los trabajadores prefieran no acogerse a las prestaciones relacionadas con esa situación para no perder la estimulación salarial. La ocultación de la situación deriva comúnmente también en reclamaciones posteriores por la aparición de patologías y secuelas como resultado del hecho ocultado.

Los artículos 132 y 133 del propio Código particularizan en cuanto a las enfermedades profesionales. El listado de las reconocidas nacionalmente y el procedimiento para su análisis, prevención y control se determina por el ministro de Salud Pública. Al igual que los accidentes de trabajo, las enfermedades profesionales reciben prestaciones de acuerdo con los requisitos y condiciones establecidos en el régimen de seguridad social correspondiente.

Amén de la existencia de un marco legal, medianamente articulado, los problemas fundamentales radican en las circunstancias materiales para ofrecer una objetiva protección. No basta con tener el derecho reconocido en el Artículo 139 que permite al trabajador negarse a trabajar si considera que su vida se encuentra en peligro inminente. Si no se ofrecen las soluciones y las técnicas materiales para aminorar los riesgos y resolverlos definitivamente, los enunciados legales no cuentan.

Asimismo, mientras no se articulen mecanismos de participación y se ofrezcan herramientas para hacer efectivos los derechos enunciados en la legislación, nada podrá hacerse para generar un mejor mecanismo de seguridad y salud para los trabajadores. Tampoco podrá articularse ningún movimiento ciudadano o singular que se oponga a actividades laborales que pongan en riesgo a la colectividad circundante.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.