cubaMediosWebQuizás muchos de mis compañeros de carrera no han leído nunca esta hoja dominical. Sé que algunos lo hacen a través de las redes sociales, donde comentan lo escrito o dejado de escribir. Creo que lo más valioso ha sido intentar compartir sin tanto humo la realidad que nos ha tocado vivir. Los medios alternativos de comunicación, como Vida Cristiana, han labrado un espacio en la mente de más de un cubano por su visión libre de prejuicios.

No somos pocos los que intentamos confrontar las informaciones llegadas desde los medios oficiales con aquellos que producen o recopilan productos comunicativos dirigidos de forma independiente. Estas últimas son ampliamente leídas y respetadas por muchos a quienes les interesa construir una Cuba desde la pluralidad de pensamientos, como entre otras, La Joven Cuba, Cartas desde Cuba, Segunda Cita, Espacio Laical, Palabra Nueva y Vitral. Las opiniones de periodistas que trabajan en medios independientes son leídas y respetadas por muchas personas. A pesar de su alta demanda, estas publicaciones no oficiales no circulan en los estanquillos. Se da el caso de revistas de calidad que son seguidas por miles y miles de cubanos, pero solo a través del paquete semanal y de internet.

En esta isla tan sui generis, que muchos amamos hasta el tuétano, el cantar de un alegre grillo puede convertirse en un arma supersónica, capaz de alejar a más de 90 millas a La Habana y La Florida. Solo espero que mañana a algún decisor no se le ocurra la brillante idea de matar a todos los insectos sonoros del país para evitarnos un molesto y caro viaje a México.

Aprovecho esta ocasión para reconocer la labor de tantos colegas que cada día intentan, desde los medios católicos, dar una visión de fe a nuestra cotidianidad. Creo que nuestro aporte solo puede ser valorado mirando la fuerza del grano de mostaza y como un servicio gratuito a nuestro pueblo. Pero advierto que el espacio ganado exige a cada momento un mayor compromiso cristiano y profesional, apegado a la figura del mejor comunicador de la historia: Jesús, quien llamó al pan, pan, y al vino, vino. Y como dije a un amigo que me advertía sobre los riesgos de teclear algo con la capacidad de atorar a uno de arriba, solo espero que mis palabras se asemejen cada día más a mis pensamientos, porque, por mucho que lo imagine, no logro ver en la moringa un buen bistec.

Puede que mañana un tsunami hunda en pedazos este sueño rodeado de mar que es “la tierra más hermosa vista por ojos humanos”. Aun así podremos reconstruir todo nuestro país, porque gracias a la labor de tantas personas hoy también existe una Cuba desde los Medios.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.