ancianaVendiendoWebOpino que sin un adecuado análisis de la historia, difícilmente podremos valorar el presente con objetividad. Y que ningún problema obedece a una sola causa, sino a varias, pero que siempre existe una con mayor influencia sobre tal problema.

Pienso que la presente insuficiencia de nuestros ingresos por jubilación comenzó con la crisis llamada "periodo especial", cuando el poder adquisitivo del peso cubano y de los salarios de entonces disminuyeron drásticamente.

Y puesto que el cálculo de la pensión de jubilación depende del monto del salario acumulado por el trabajador en los muchos años trabajados, al disminuir tremendamente el poder adquisitivo de este salario también disminuyó tremendamente el poder adquisitivo de nuestras actuales pensiones.

Otra causa significativa de este muy serio y dramático problema social radica en lo siguiente: no se ha llevado a cabo una acción legal que ayude a equiparar, al menos en un por ciento aceptable, las pensiones de jubilación que dependieron de la clasificación de los puestos de trabajo y sus salarios correspondientes que se estipulaban en el Calificador de Cargos oficial antes del periodo especial, con la clasificación que se estipula en la actualidad. Me explico:

Por ejemplo, hoy un trabajador social no titulado y graduado del preuniversitario y sin experiencia alguna devenga un salario de 345.00 pesos. Antes del periodo especial, sin embargo, un especialista de Sistemas de Computación graduado universitario, después de haber transitado por los cargos de Analista "B" y de Analista "A" durante no menos de 4 años devengaba 340.00 como límite máximo. Hoy un técnico de laboratorio de una secundaria básica puede llegar a devengar 800.00 pesos.

Sin embargo, para los que ya estamos jubilados, el monto de nuestra jubilación se calculó en base a los salarios devengados según el Calificador de Cargos antiguo. Y no porque trabajáramos menos que los trabajadores actuales.

Y he aquí una de las causas del por qué nuestras pensiones de jubilación son tan exiguas. Y me atrevería a afirmar que en la mayoría de los casos no rebasan los 270.00 pesos. Es decir casi no llegan a los 11 c.u.c.

Es indispensable considerar también los precios actuales de los productos de primera necesidad. Por ejemplo: antes del periodo especial un jabón costaba 15 centavos y hoy cuesta, el de menos calidad, 5.00 pesos. Un bombillo de luz fría costaba 1 peso y hoy 18 pesos. Un huevo costaba 10 centavos, hoy 1.10 pesos.

Ahora bien, no pierdo la esperanza de que pronto se apliquen a nosotros los jubilados con bajas pensiones lo que se conoce como acción afirmativa o discriminación positiva. Y que, mediante la misma, se establezca una política que otorgue a nosotros, un grupo social desfavorecido en el aspecto de las pensiones, un trato preferencial de aumento, con el objetivo de mejorar nuestra calidad de vida.

Ora con la Palabra

 

Domingo 25 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mt 22,34-40

“...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma…”.

Lunes:  Ef 4,32 al 5,8 / Sal 1 / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía”.

Martes:   Ef 5,21-33 / 128 (127) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza…”.

Miércoles:  Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió de entre ellos a doce…”.

Jueves:  Ef 6,10-20 / Sal 144 (143) / Lc 13,31-35

“...al tercer día mi obra quedará consumada”.

Viernes:   Fil 1,1-11 / Sal 111 (110) / Lc 14,1-6

“...tocando al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:  Fil 1,18-26 / Sal 42 (41) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será enaltecido”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.