pobrezaWebDías atrás, conversando con un amigo centroamericano sobre la realidad de los pueblos de la región, surgió una pregunta que pocas veces había pensado: ¿hay pobres en Cuba? Confieso que mi reacción fue de total contrariedad y les explico por qué.

Desde que tengo uso de razón, me enseñaron a describir la situación de pobreza de los países del Sur, pero nunca tocamos ese tema al referirnos al nuestro. ¡Claro! Seguro fue porque estamos en el hemisferio norte. ¿Cómo se te ocurre, Papo?

La verdad es que esa palabra fue borrada de todo análisis sociológico sobre Cuba. En el Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2016, aparecemos como uno de los pocos países latinoamericanos sin pobreza. Nuestros medios de comunicación alardean de que presentamos índices de países desarrollados. La esperanza de vida al nacer es de más de 70 años; la mortalidad infantil es de las más bajas del mundo; el acceso a la educación y la salud es masivo y gratuito y la canasta de alimentos es prácticamente subsidiada con los escasos ingresos de la economía nacional. Una lista interminable fundamenta la omisión de la pobreza en Cuba.

Sin embargo, ante mis ojos está Chicha, una anciana de Centro Habana con más de 80 años, que vive en un penumbroso solar. Su único ingreso es su pensión, que dura menos que un merengue en la puerta de una escuela. Por supuesto, no lo puede usar para arreglar las paredes de su casa que, como ella, en cualquier momento se desploman.

Más adelante vive la familia "Los Muchos". Digo así, porque son un batallón en esa casa: los abuelos, los hijos y los hijos de sus hijos. Sus ingresos juntos no dan para alquilar una casa a los recién casados.

Pedrito estudió Física en la prestigiosa Universidad de La Habana, ¡Título de Oro! Después del Servicio Social, marchó a Europa. Aquí no iba a progresar mucho y terminaría de vendedor de días felices para turistas.

En nuestras ciudades, han empezado a aparecer barrios donde cotidianamente vemos estas y peores realidades. Barrios que no aparecen reflejados en los índices estadísticos, porque, gracias a las habilidades del cálculo, están del otro lado de la línea de pobreza. Pero, los pobres no son un índice estadístico: son personas que están ahí, ante nosotros, cuyas realidades no podemos ocultar. Sus vidas hablan por sí solas. Póngasele el nombre que se quiera, cotidianamente viven con lo mínimo, aunque fueron formados para más.

Al final de la conversación, mi amigo centroamericano quedó más contrariado que yo. Por un lado, el país con mejores índices de desarrollo humano de América Latina y, por otro, una realidad que pocos osan nombrar sin eufemismos, que ocultan una verdad que clama.

Les dejo la pregunta: ¿Hay pobres en Cuba? Buen momento este, en que la Iglesia nos llama a ponernos en salida, para reflexionar en comunidad. Donde están los pobres, ahí está Cristo llamándonos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 28 de febrero: II de Cuaresma

 

Mc 9,2-10

“...Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo”.

Lunes:   Dn 9,4b-10 / Sal 79 (78) / Lc 6,36-38

“No juzguen y no serán juzgados…”.

Martes:   Is 1,10.16-20 / Sal 50 (49) / Mt 23,1-12

“...el que se rebaja, será puesto en alto”.

Miércoles:  Jr 18,18-20 / Sal 31 (30) / Mt 20,17-28

“...lo condenarán a muerte”.

Jueves:  Jr 17,5-10 / Sal 1 / Lc 16,19-31

“...no se convencerán”.

Viernes:  Gn 37,3-4.12-13.17-28 / Sal 105 (104) / Mt 21,33-43.45-46

“...tuvieron miedo del pueblo…”.

Sábado:  Mq 7,14-15.18-20 / Sal 103 (102) / Lc 15,1-3.11-32

“...estaba perdido y ha sido encontrado”.

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

                      PARA MARZO DE 2021

  El Papa nos pide orar por: El Sacramento de la Reconciliación

Recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación

con renovada profundidad, para saborear la infnita misericordia de Dios.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.