child-labour-beauvais

El surgimiento del Movimiento Sindical se remonta a la primera mitad del siglo xix, cuando en 1829 el irlandés John Doherty crea la Grand General Union of Cotton Spinners, primer sindicato del algodón, convencido de que unidos y organizados los trabajadores pueden incidir, reivindicar y garantizar condiciones justas y equitativas para sus familias.

Frente al profundo cambio estructural que representó la Revolución Industrial con el surgimiento del capitalismo y el desarrollo de la máquina de vapor, la situación se tornó compleja para las grandes mayorías, que se vieron forzadas a la deslocalización geográfca, el hacinamiento y la insalubridad habitacional, además de realizar jornadas laborales hasta de 16 horas, incluidos niños y mujeres.

En el siglo de las trágicas conflagraciones y el alumbramiento de los organismos internacionales de concertación y resolución de conflictos entre las naciones y los bloques en un largo período de Guerra Fría, el sindicalismo tuvo sus oscilaciones. Algunos líderes optaron por bajar la cabeza frente a las prebendas y presiones de los partidos y políticos, otros cedieron a las mesadas de la corrupción; mientras el resto, comprometido y consecuente con el modelo original, mantuvo en alto los principios y acciones emancipadoras y educativas que procuraban hacer posible otra realidad.

El tercer milenio inaugura, con un siglo XX un panorama sindical marcado por el descrédito de la lucha obrera, la pérdida de identidad de la clase obrera, jornadas laborales desregularizadas, abandono del convenio colectivo de trabajo, aumento del costo de la vida, privatización de la seguridad social…, que unidos al cansancio institucional de viejos esquemas y
a la experiencia de la crisis epidemiológica, puso al descubierto la falsedad del sistema fnanciero colapsado.

Pero todo no está perdido, porque en diferentes latitudes el movimiento sindical, que cuenta con la tutela de la Organización Internacional del Trabajo, ha dado muestras de recuperación tras el primer impacto, comprometiéndose junto a los trabajadores de la primera línea: médicos, paramédicos, servicios de alimentación, higienización y transporte.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo tripartito especializado de las Naciones Unidas, promueve la interacción entre gobierno, empleadores y trabajadores, buscando puntos de convergencia de sus cuatro objetivos estratégicos: la creación de empleo, la promoción de los derechos fundamentales del trabajo, el mejoramiento de los sistemas de protección social y el fortalecimiento del diálogo social, signando el trabajo decente como ocupación productiva justamente remunerada y ejercida en condiciones de libertad, equidad, seguridad y respeto por la dignidad humana.

Las palabras de Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Sindical Internacional que representa 200 millones de trabajadores, nos ofrece un interesante punto de vista que indica hacia dónde deben ir las cosas: “El mundo después de la pandemia podría propiciar un nuevo modelo de economía mundial, un nuevo compromiso para repartir la riqueza del mundo y una inversión renovada en el cumplimiento y el Estado de derecho”.

El Movimiento Sindical Internacional afronta, dos siglos después de su nacimiento, un nuevo desafío que se identifca como la industria 4.0 o cuarta revolución industrial.

Ora con la Palabra

 

Domingo 26 de junio: XIII del Tiempo Ordinario

 

Lc 9,51-62

“Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén (...) Te seguiré adonde vayas”.

Lunes:   Am 2,6-10.13-16 / Sal 50 (49) / Mt 8,18-22

“Sígueme”

Martes:  Am 3,1-8; 4,11-12 / Sal 5 / Mt 8,23-27

“¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?”

Miércoles: Hch 12,1-11 / Sal 34 (33) / 2Ti 4,6-8.17-18 / Mt 16,13-19

“Tú eres Pedro, y te daré las llaves del Reino de los cielos”.

Jueves:   Am 7,10-17 / Sal 19 (18) / Mt 9,1-8

“...la gente alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad ”

Viernes:  Am 8,4-6.9-12 / Sal 119 (118) / Mt 9,9-13

“No tienen necesidad de médico los sanos... ”

Sábado:  Am 9,11-15 / Sal 85 (84) / Mt 9,14-17

“¿Es que pueden estar tristes los invitados a la boda mientras el novio está con ellos?”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.