Monseñor-Boza-Masvidal

Eduardo Tomás Boza Masvidal nació en Camagüey el 18 de septiembre de 1915 y falleció en  Los Teques, Venezuela, el 16 de marzo del 2003. Varios combatientes de las guerras  independentistas cubanas -los Arango, Loynaz, Agramonte, Agüero y Marín- fueron sus  parientes. Estudió en La Salle del Vedado, fue miembro de la Agrupación Católica Universitaria  y se hizo doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de La Habana en 1940.

Desde 1935 fue alumno externo del Seminario San Carlos y San Ambrosio hasta concluir sus  estudios. Ordenado presbítero por Mons. Arteaga el 27 de noviembre de 1944, fungió como  vicario cooperador de la parroquia del Cerro, párroco de San Luis de Madruga y, desde 1948  hasta su exilio, párroco de Nuestra Señora de la Caridad de La Habana.

Es ordenado obispo auxiliar de La Habana el 15 de mayo de 1960 por Mons. Evelio Ramos. Fue el primer cubano rector de la Universidad de Villanueva.

Su figura es clave para comprender cómo la jerarquía católica enjuiciaba la agenda de la Revolución en sus inicios. El 1ro de marzo de 1959,  exhortaba a los fieles a no ser presos del pasado, ni de la venganza, y añadía: “Los grandes lineamientos de la Revolución y sus proyecciones futuras manifestadas por su máximo líder, envuelven principios fundamentalmente cristianos. Como católicos tenemos que hacer que Cristo esté  presente en el desarrollo y la realización de todos esos postulados...” Concluía enumerando una serie de principios tomados de las encíclicas sociales  que interpretaban aquel momento bajo una luz de mayor justicia social y pidiendo la unidad con los lineamientos del papa Juan XXIII (Testé V, 1969: 615 - 616).

El 17 de septiembre de 1961, junto a otros 135 sacerdotes, Boza fue obligado a partir para España en el Covadonga. Durante más de cuatro décadas  trabajó por la unidad de los cubanos exiliados. Visitó asiduamente las comunidades dispersas, en Nueva Jersey, Miami, Nueva York, Texas, Costa Rica  y Puerto Rico, entre otras. Venezuela fue la base de su acción pastoral. Fue vicario pastoral y administrador de la diócesis de Los Teques. Recordaba Mons. Felipe Estévez esta frase suya: “ni el tiempo ni la distancia han disminuido mi amor a Cuba porque para mí el amor a la patria no  tiene nada que ver con la geografía, ni con el calendario”. Fundó e inspiró varias asociaciones de la diáspora cubana: la Unión de Cubanos en Exilio  (UCE), la Fraternidad del Clero y Religiosos Cubanos en el Destierro y las Comunidades de Reflexión Eclesial Cubana en la Diáspora (CRECED). Viajó a  Cuba dos veces, en 1987 y, en ocasión de la visita de Juan Pablo II, en 1998.

A petición de los obispos de Venezuela y con la aprobación de la Congregación Romana para la causa de los santos, desde el 31 de enero de 2013  Boza Masvidal puede ser llamado Siervo de Dios. Realizó cabalmente su lema episcopal: “No he venido a ser servido, sino a servir”.

Ora con la Palabra

 

Domingo 12 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Mc 8,27-35

“...El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga”

Lunes:  1 Tm 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“Al oír estas palabras, Jesús quedo admirado…”

Martes: Exaltación de la Santa Cruz
 
Nm 21,4b-9 o Fil 2,6-11 / Sal 78 (77) / Jn 3,13-17

“¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único…”

Miércoles:   1 Tm 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”

Jueves:   1 Tm 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”

Viernes:   1 Tm 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-3

“...iba recorriendo ciudades y aldeas predicando…”

Sábado:   1 Tm 6,13-16 / Sal 100 (99) / Lc 8,4-15

“...la guardan y, perseverando, dan fruto”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.