Capilla-Sixtina

La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente.
Es una invitación a gustar la vida y a soñar el futuro”.
Juan Pablo II

Para esbozar la relación entre belleza y bien hay que reflexionar en torno a diversos temas: nociones de persona e historia, estética y ética (incluso, bioética); gusto personal, deseo, reconocimiento y tolerancia; belleza y filosofía, arte, literatura, lenguaje, humanismo(s); aproximaciones a los binomios -no necesariamente antagónicos-objetividad/subjetividad, explícito/implícito, relativo/absoluto; originalidad, mímesis, influencia(s), lo feo vs lo bello, lo impactante, lo sugestivo, lo estereotipado y lo auténtico.

La cuestión de la coherencia (o no) entre belleza y bien fue expresada narrativamente por Fiodor Dostoievski: “¿cómo salvaría la belleza el mundo?”. Esta famosa pregunta, todavía hoy, incita a la deliberación crítica en torno a estos aspectos, precisamente cuando los discursos más oficiales parecen eludirlo (voluntariamente o no), cuando los más transgresores parecen ridiculizarlo, y cuando los ideologizados instrumentalizan el arte y desautorizan a los artistas que no defiendan una idea preconcebida y asimilada como única verdad.

Una cultura que se empeñe en cultivar la armonía entre las categorías del bien (justicia) y belleza puede llegar a generar contextos sociales consecuentes y personas capaces de hacer confluir, lo más coherentemente posible, lo moral y lo estético.

Algunos exegetas argumentan que Dostoievski se refiere a la belleza redentora de Cristo. Pero, más allá de las interpretaciones, su pregunta suscita más preguntas:

1. En el mundo contemporáneo, ¿está ausente la belleza?

2. La belleza, ¿tiene siempre un significado racional?

3. ¿Todo lo bello me gusta? ¿Todo lo que me gusta es bello?

4. Para apreciar la belleza, ¿es fundamental el sentido de la vista?

5. ¿Es posible educar nuestra mirada sobre la belleza?

6. ¿Será siempre comunicable nuestra apreciación de lo bello y de lo bueno?

7. “¿Por qué la belleza importa?” (Roger Scruton)

Una de las respuestas globales es la de Charles Taylor con la ética de la autenticidad. Cada persona tiene algo propio que decir, y en esto consiste el principio de la originalidad, incluso cuando se aborde un tema de los más universales. El artista auténtico proyecta en la realidad su propio yo. Es en este sentido que muchos nos atrevemos a afirmar que el arte puede convertir al ser humano en mejor persona.

En resumen, estas breves líneas aspiran a volver la mirada sobre el arte que nos rodea en consonancia con el diálogo entre belleza y bien, la libertad y la responsabilidad en la creación artística y su apreciación, los límites entre lo clásico y lo contemporáneo, pero, sobre todo, a la necesidad de fomentar métodos eficaces para educar y ser educados en nociones básicas de la ética y de la estética, así como concebir el arte como una actividad dialógica. Aprender a leer los diferentes lenguajes. Contemplar las imágenes para acostumbrar nuestra mirada a trascender lo sensible. La belleza tiene un largo alcance para la sensibilidad y nos invita a la trascendencia.

Ora con la Palabra

 

Domingo 12 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Mc 8,27-35

“...El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga”

Lunes:  1 Tm 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“Al oír estas palabras, Jesús quedo admirado…”

Martes: Exaltación de la Santa Cruz
 
Nm 21,4b-9 o Fil 2,6-11 / Sal 78 (77) / Jn 3,13-17

“¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único…”

Miércoles:   1 Tm 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”

Jueves:   1 Tm 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”

Viernes:   1 Tm 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-3

“...iba recorriendo ciudades y aldeas predicando…”

Sábado:   1 Tm 6,13-16 / Sal 100 (99) / Lc 8,4-15

“...la guardan y, perseverando, dan fruto”

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.