490px-Catedral Pinar del Ri


 
El 1º de marzo la Iglesia celebra a San Rosendo, santo natural de Galicia, España, que se destacó por la
fundación de varios monasterios en su región.

Hablar de San Rosendo en la diócesis de Pinar del Río es evocar un sentimiento de respeto y cariño entre sus fieles. Esta porción de la Iglesia cubana se encuentra bajo el cuidado de tan ejemplar varón, procedente de una de las familias más ricas de España, pero con opción por la austeridad y la sencillez, quien vivió reflejando a Cristo a través del compromiso social y eclesial con su tiempo.

Fue elegido por el pueblo obispo de Mondoñedo a los 18 años, y años más tarde se le otorgó también el gobierno eclesial de la diócesis de Compostela; vestiduras que cambió para dirigir el ejército que expulsaría a los normandos y los moros cuando la invasión a España y Portugal.

Durante el siglo XVII fue escogido patrono de la ciudad de Pinar del Río cuando esta zona consistía en un pequeño caserío a los márgenes del río Guamá. Fruto de una elección, supuestamente al azar, pero realmente bajo la acción del Espíritu Santo, los pobladores del lugar se congregaron para buscar al santo patrono y resultó seleccionado San Rosendo, por quien ya se tenía gran devoción entre los gallegos residentes en el territorio.

El 20 de febrero de 1903 el Papa León XIII erigió la diócesis de Pinar del Río, y San Rosendo fue nombrado patrono del territorio que actualmente ocupa 26 parroquias y que incluye las provincias civiles de Pinar del Río y una parte de Artemisa.

En estos últimos meses, la labor pastoral ha tomado nuevas herramientas para, a pesar de las inclemencias sufridas por la pandemia, continuar haciendo presente a la Iglesia en medio del pueblo. En esta línea, la creatividad se ha echado a andar, y al igual que en el resto del mundo, hemos utilizado nuevas herramientas para cumplir nuestra misión.

En medio de esta realidad vieron la luz dos documentos: “Nacer de Nuevo”, para iluminar e impulsar el trabajo en las parroquias luego de la reapertura de la diócesis, y la Carta Pastoral “Levántate y Anda”, con el deseo de animar y dar luces al pueblo en su relación con Dios. Todo ello marchó junto con el itinerario pastoral de la diócesis, encaminado a la realización de las asambleas parroquiales y a una futura Asamblea Diocesana con el objetivo de evaluar y proyectar la evangelización de esta porción de la Iglesia cubana, teniendo como prioridades el anuncio, la formación y el testimonio.

A San Rosendo le presentamos la vida de nuestro pueblo, sus alegrías, preocupaciones, necesidades, y anhelos, con el deseo de sentir el mismo ardor por el Evangelio que él sintió para anunciar a Cristo con el ejemplo de la propia vida, tanto en la Iglesia como en la sociedad.

Ora con la Palabra

 

Domingo 18 de abril: III de Pascua

 

Lc 24,35-48

“...debe proclamarse en su nombre el arrepentimiento y el perdón...”.

Lunes:   Hch 6,8-15 / Sal 119 (118) / Jn 6,22-29

“...Él ha sido marcado con el sello del Padre”.

Martes:   Hch 7,51al 8,1 / Sal 31 (30) / Jn 6,30-35

“...Yo soy el pan de vida”.

Miércoles:  Hch 8,1-8 / Sal 66 (65) / Jn 6,35-40

“...yo lo resucitaré en el ultimo día”.

Jueves:   Hch 8,26-40 / Sal 66 (65) / Jn 6,44-51

“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”.

Viernes:   Hch 9,1-20 / Sal 117 (116) / Jn 6,52-59

“El que coma este pan vivirá para siempre”.

Sábado:  Hch 9,31-42 / Sal 116 (115) / Jn 6,60-69

“...nadie puede venir a mí si no lo concede el Padre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.