Barreras-arquitectonicas

 

Una parte importante de los fieles católicos de nuestro país está compuesta por personas de la tercera edad; otros, no son tan mayores y, sin embargo, desde temprano presentan discapacidades que les dificultan el andar. Aun existiendo jóvenes como los de mi parroquia, que domingo tras domingo ayudan a estas personas, una tarea pendiente en muchos de nuestros templos es aliviar, siempre que sea posible, las barreras arquitectónicas exteriores e interiores que les obstaculizan el acceso a nuestras comunidades.

En el año 2014, el Papa Francisco, en audiencia con una de las fguras más comprometidas con los problemas sociales de los discapacitados en Italia, mostró su especial preocupación por los ancianos y expresó su interés por disminuir las barreras arquitectónicas en las iglesias. Esto no signifca necesariamente aplicar un cambio radical en la arquitectura de nuestros templos, sino buscar alternativas que faciliten la circulación de las personas que se trasladan con sillas de ruedas, muletas, o sufren alguna limitación para caminar.

Un aspecto que hace difícil encontrar las posibles soluciones a este problema es que la mayoría de las iglesias en Cuba se encuentran notablemente elevadas con respecto a la calle o emplazamiento donde están ubicadas. No obstante, podemos encontrar que, en dependencia del terreno donde se sitúan, en muchas ocasiones no se aprecia la misma variación de altura en la fachada principal que en las fachadas laterales. Así, al ser estas últimas menos elevadas y de mayor longitud horizontal, son las más factibles para la creación de rampas libres de escalones y con ligeras pendientes que comuniquen el nivel de la acera con el nivel de piso del templo. Aprovechar los atrios laterales, siempre que existan, para la construcción de rampas que ayuden la circulación de quienes no pueden subir escaleras, es una variante muy útil para eliminar las barreras arquitectónicas entre la urbanización y la edifcación religiosa. Mientras menos desnivel haya entre el acceso y el interior del edifcio, más fácil será la alternativa de solución.

También dentro del templo existen, aunque de menor envergadura, varios obstáculos en el acceso a los presbiterios y capillas del Santísimo. Sería además muy útil la colocación de barandas que ayudasen a sostenerse a las personas discapacitadas frente a los altares y capillas mientras tienen un momento de oración y encuentro personal con el Señor.

Resulta complicado dar una solución general, pues cada caso es diferente. Mientras tanto, en lo que se planifcan las obras, no hay tiempo para quedarse de  brazos cruzados y esperar. El Amor no tiene barreras. El recurso más importante contra cualquier obstáculo es el ser humano. Tomar el ejemplo de tantos que ayudan cada diciembre a los que peregrinan hacia el Santuario Nacional de San Lázaro, o bien el de jóvenes, como los de nuestras comunidades, es el mayor signo de amor que podemos brindarles a quienes son los primeros en entrar al Reino de los Cielos.

Ora con la Palabra

 
  Domingo 27 de septiembre: XXVI del Tiempo Ordinario

Mt 21,28-32

“...después se arrepintió y fue...”

Lunes:  Jb 1,6-22 / Sal 17 (16) / Lc 9,46-50

“...el más pequeño de ustedes, es el más grande”.

Martes:   Dn 7,9-10.13-14 / Sal 138 (137) / Jn 1,47-51

“...tú eres el Hijo de Dios...”.

Miércoles:  Jb 9,1-12.14-16 / Sal 88 (87) / LC 9,57-62

“...te seguiré a dondequiera que vayas”.

Jueves:  Jb 19,21-27 / Sal 27 (26) / Lc 10,1-12

“...El Reino de Dios ha llegado a ustedes”.

Viernes:   Jb 38,1.12-21;40,33-35 / Sal 139 (138) / Lc 10,13-16

“...rechaza al que me ha enviado”

Sábado:  Jb 42,1-3.5-6.12-16 / Sal 119 (118) / Lc 10,17-24

“...sus nombres están escritos en el Cielo”

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

              PARA OCTUBRE DE 2020

El Papa nos pide orar por: La misión de los laicos en la Iglesia

Recemos para que en virtud del bautismo los fieles laicos,

en especial las mujeres,participen más en las instancias de

responsabilidad de la Iglesia.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.