comunicaciones-sociales

 

Debería la Iglesia reclamar para sí espacios en los medios de comunicación? La pregunta, además de frecuente, es lógica y legítima. Nace de constatar que la Iglesia tiene un mensaje que merece ser difundido y que nuestro pueblo necesita con urgencia. La casi total exclusión de la Iglesia católica de los medios de comunicación en Cuba sugiere una reflexión sobre su mensaje y la libertad de prensa.

El magisterio de la Iglesia ha afrmado que el derecho a la información y a la libertad de expresión es
necesario para el buen funcionamiento de una sociedad plural.Esto incluye la libertad de los individuos para investigar, difundir las noticias y utilizar libremente los medios de información. Por otra parte, la diversidad de fuentes de comunicación es una condición indispensable para que se pueda ejercer el derecho a la información y acoger lo que se propone con sentido crítico.

El reclamo de la Iglesia no se limita a exigir un espacio para sí, sino que señala la necesidad de que la sociedad se construya con el concurso de todos los ciudadanos e instituciones de buena voluntad. Para que esta participación sea justa, es necesario que ninguna voz se silencie y todas tengan las mismas oportunidades en los medios de comunicación que son públicos y, por tanto, son fnanciados con las contribuciones de todos los ciudadanos.

Con el acceso de los cubanos a Internet, varios cristianos e instituciones católicas se han hecho presentes en la red. Esta participación, aunque
positiva, no es todo lo efcaz que debiera. Falta formación, se echa de menos una oficina de comunicación que sea fuente de información segura; una especie de faro que ayude a rectifcar el rumbo y nos anime, para ser más certeros, audaces y andar como Iglesia más unidos. Además, teniendo en cuenta las posibilidades que Internet ofrece, tenemos que reconocer que podríamos aprovecharla mejor.

Entonces vuelve la pregunta: visto que las posibilidades de Internet están siendo subutilizadas por la Iglesia, ¿tiene sentido que esta reclame un espacio en la radio, la televisión o el periódico? La respuesta es afirmativa. Aunque cada vez son más los que acceden a la Web en Cuba, los altísimos precios hacen que muchos se conecten casi exclusivamente para comunicarse con familiares y amigos. Además, sigue siendo mayoritario el número de los cubanos que pasan sus horas de ocio frente al televisor.

¿Cuánto se amplifcaría el bien que hace la Iglesia a la sociedad si se le reconociera el derecho a tener un espacio fjo en la radio, la televisión y en los periódicos cubanos? En las últimas décadas ha habido progresos, presencias puntuales e insufcientes. Pensando en el bien de Cuba, ni los que dirigen el país deberían temer reconocer a la Iglesia su derecho a comunicar en los medios tradicionales, ni los cristianos deberíamos perder una sola oportunidad para comunicar la Verdad que hemos conocido, cuyos valores nuestro pueblo tanto necesita.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de agosto: XIX del Tiempo Ordinario

 

Mt 14,22-33

“...iÁnimo, soy yo, no tengan miedo!”.

Lunes:  2 Co 9,6-10 / Sal 112 (111) / Jn 12,24-26

“Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”.

Martes:  Ez 2,8 al 3,4 L Sal 119 (118) / Mt 18,1-5.10.12-14

“...ése el más grande en el Reino...”.

Miércoles:  Ez 9,1-7;10,18-22 / Sal 113 (112) / Mt 18,15-20

“...allí estoy en medio de ellos”.

Jueves:  Ez 12,1-12 / Sal 78 (77) / Mt 18,21 al 19,1

“...hasta setenta veces siete”.

Viernes:   Ez 16,1-15.60.63 / Interlec. Is 12 / Mt 19,3-12

“El que pueda con esto, que lo haga”.

Sábado: Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
Ap 11,19a;12,1-6a.10ab / Sal 45 (44) / 1Co 15,20-27a Lc 1,39-56

“...iBendita tú entre las mujeres...”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.