Discriminación-en-Cuba-hoy
Recientemente he sido testigo de varios actos de discriminación en nuestro país. Pareciera que, después de tantos años de inclusión, este valor se estuviera desvaneciendo entre los abismos de la necesidad, la miseria y la ignorancia.

Esta nación fue una de las primeras de América en aceptar en las universidades a blancos y negros. Hace tiempo se contrata a personas mayores de 65 años, ya retiradas, en cualquier centro de trabajo, si son capaces de asumir las tareas propias del puesto. Asimismo, las mujeres han encontrado espacio en casi todos los trabajos existentes, incluso en la construcción.

Sin embargo, pareciera que actualmente involucionamos. He leído carteles en restaurantes de cuentapropistas donde solicitan empleados menores de 25 años para ayudante de cocina o cocinero.¿Acaso una persona de entre 30 y 60 años, incluso mayor, no puede ocupar ese puesto? Hace más de seis meses, en una tienda de zapatos, también de cuentapropista, se buscaba dependiente. Me atreví a preguntarles qué requisitos pedían, porque me intrigaba que no hubieran conseguido a alguien. La respuesta fue que solo necesitaban una persona agradable y con habilidades para vender, pero tenía que ser mujer.

A mi mente vienen entonces muchas preguntas sin respuestas: ¿un hombre no puede vender zapatos o tener un carácter afable para atraer compradores?, ¿por qué una mujer?, ¿todavía cargamos a nuestras espaldas los estigmas de un siglo anterior?

Esta actitud disminuye tanto la dignidad de la mujer como la del hombre. Al preferir a la mujer, la expone como un producto más a la venta, y al rechazar al hombre, le resta oportunidades por haber nacido con un género que no suele ser visto como zalamero y simpático. Otro ejemplo es el de “se busca dependiente con buen aspecto físico”. ¿Es que los no tan agraciados no pueden ser trabajadores en gastronomía?, ¿o tienen que estar escondidos para no dar una mala impresión del negocio? Y para rematar, en una casa donde copian series y películas se buscan informáticos de sexo masculino; las razones no me las supieron explicar, simplemente no quieren mujeres, ¿tal vez porque piensan que no tienen habilidades con el manejo de software o porque pueden tener hijos y “complicarles” la situación?

La peor experiencia la tuvo un miembro de mi familia, ingeniero y contador, curriculum amplio e intachable, 62 años de edad y perfecta salud. No lo aceptaron como administrador de un centro de trabajo estatal porque era mayor. Después de analizarlo, le dijeron: “a su edad no puede ser cuadro, y ese puesto lo requiere.”

¿Acaso no hay leyes hoy en nuestro país que prohíban la discriminación social?, ¿o nadie las conoce y además no se están haciendo cumplir? Dios nos ampare del desentendimiento social y de excluir de los puestos de trabajo, escuelas, iglesias y grupos a personas por su género, situación social, edad, condición física o color de piel. Ojalá podamos los cubanos ser orgullosos portadores de las palabras de Martí:
Dígase hombre (mujer) y ya se dicen todos los derechos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 8 de diciembre: II de Adviento

 

Mt 3,1-12

“...después de mí viene uno con más poder que yo...”.

Lunes: Inmaculada Concepción de la Stma. Virgen María 
Gn 3,9-15.20 / Sal 98 (97) / Ef 1,3-6.11-12 / Lc 1,26-38

“...Alégrate, llena de gracia...”.

Martes:  Is 40,1-11 / Sal 96 (95) / Mt 18,12-14

“...no quieren que se pierda ni tan solo uno...”.

Miércoles:  Is 40,25-31 / Sal 103 (102) / Mt 11,28-30

“...mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Jueves: Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de América 
Eclo o Sir 24,23-31 / Sal 67 (66) / Lc 1,39-45

“...¡Bendita tú eres entre las mujeres...!”.

Viernes:  Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19

“...la sabiduría de Dios no se equivoca...”.

Sábado:  Eclo o Sir 48,1-4.9-11 / Sal 80 (79) / Mt 17,10-13

“...harán sufrir al Hijo del Hombre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.