Personas-con-necesidades-es
El proceso de transformaciones que se propuso emprender el país, refrendado en el contenido de la  constitución recientemente promulgada, permite el replanteamiento de las políticas formuladas a corto y largo plazo. En tal sentido, aflora el tratamiento brindado por parte de las instituciones estatales a las personas con discapacidad, tanto a los estudiantes para su inclusión en centros educativos ordinarios,  como a los profesionales que son integrados en entidades laborales.

De lo antes expuesto se desprenden las siguientes interrogantes:
¿Qué complejidades supone el proceso de integración en las instituciones laborales de estas personas, atendiendo a las particularidades que presentan? ¿Cómo debe responder el ordenamiento jurídico cubano ante la situación contextual que se presenta en materia de discapacidad? ¿Cómo implementar mecanismos que perfeccionen la agrupación, educación e inserción de las personas con discapacidad intelectual?

Responderlas supone una faena muy compleja, pero imprescindible para incentivar la comprensión y asimilación de la discapacidad, en su sentido amplio, por parte de la sociedad.

“Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”. Así lo establece el Artículo 1ro de la Convención Internacional para la Protección de los derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada el 13 de diciembre de 2006.

No se trata de imponer injustificadamente a las instituciones la convivencia con personas que presenten discapacidades; solo es preciso comprender que las discapacidades no suponen únicamente carencias físicas o intelectuales. Así, la integración de estas personas en entidades estudiantiles y laborales posibilita  crear las habilidades que contribuyen a su futura califcación. Su aceptación y asimilación aseguran el respeto a la diversidad, lo que constituye uno de los principios rectores de la Convención antes citada.

No se trata únicamente de esgrimir argumentaciones legales para la inclusión de los discapacitados, sino de considerar su implicación social. Se requiere de un  proceso de sensibilización para mejorar la imagen depauperada que se presenta como una barrera de concreto para su plena integración.

Garantizar la total aplicación del texto de la Convención constituye un reto que las instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil están en condiciones de asimilar, en particular algunos de sus principios básicos como los ajustes razonables, la no discriminación y la accesibilidad.

Instituir en el ordenamiento jurídico cubano una disposición legal en función de las personas con necesidades especiales resulta imprescindible para propiciar la materialización de los postulados abordados en el presente artículo y ensanchar sus espacios de representación en la sociedad cubana, asegurando su  participación, inclusión y educación en las esferas que les garanticen independencia para el desarrollo de sus actividades.

El tratamiento igualitario que se pretende ofrecer a estas personas en muchas ocasiones es inadecuado, en tanto que la comprensión elemental del concepto de diversidad, así como las obligaciones establecidas en el nuevo texto constitucional y en la Convención Internacional, requieren diferenciaciones.

Ora con la Palabra

 

Domingo 8 de diciembre: II de Adviento

 

Mt 3,1-12

“...después de mí viene uno con más poder que yo...”.

Lunes: Inmaculada Concepción de la Stma. Virgen María 
Gn 3,9-15.20 / Sal 98 (97) / Ef 1,3-6.11-12 / Lc 1,26-38

“...Alégrate, llena de gracia...”.

Martes:  Is 40,1-11 / Sal 96 (95) / Mt 18,12-14

“...no quieren que se pierda ni tan solo uno...”.

Miércoles:  Is 40,25-31 / Sal 103 (102) / Mt 11,28-30

“...mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Jueves: Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de América 
Eclo o Sir 24,23-31 / Sal 67 (66) / Lc 1,39-45

“...¡Bendita tú eres entre las mujeres...!”.

Viernes:  Is 48,17-19 / Sal 1 / Mt 11,16-19

“...la sabiduría de Dios no se equivoca...”.

Sábado:  Eclo o Sir 48,1-4.9-11 / Sal 80 (79) / Mt 17,10-13

“...harán sufrir al Hijo del Hombre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.