Día-de-la-alimentación
En la economía cubana, históricamente la agricultura ha sido importante y además presenta potencialidades relevantes para el futuro. No obstante, el desenvolvimiento del sector en las últimas décadas y en la actualidad deja dudas al respecto, por los elevados niveles de inefciencia, la falta de productividad y la incapacidad para solucionar los problemas alimentarios que presenta el país.

El aporte de la agricultura a la economía -medido por su participación en el Producto Interno Bruto (PIB)- ha presentado cifras discretas y contradictorias, apenas de un 3.8% como promedio entre 2008 y 2017, tendencia que continuó en 2018. Al mismo tiempo, se puede observar que la tasa de crecimiento anual del sector ha bajado de 19.6% en 2007 a un -1.5 en 2017, mientras que el promedio anual de crecimiento en este período ha sido de 1.8 (Mesa-Lago, 2019). Por otro lado, los datos muestran que en 2016 casi el 20% de la fuerza laboral se desempeñaba en este sector, el que aporta solo el 3.8% del PIB; esto es una prueba contundente de los problemas de productividad e inefciencia dentro del mismo.

La sostenibilidad alimentaria del país sigue siendo el principal reto para esta rama, pues las importaciones por este concepto sobrepasan los 1500 millones de dólares anuales, lo que representa alrededor del 80% del total de alimentos que se consumen. Asimismo, muchos de estos productos pueden producirse en Cuba -un 60% de ellos, según Mesa-Lago (2019)-, por ejemplo, el arroz, la leche, el pollo, etc., que en la actualidad se importan en grandes cantidades, incluso cuando en el país se pueden crear condiciones para su producción y satisfacer la demanda nacional.

El principal reto para solucionar estas deformaciones del sector agrícola sería emprender una reforma profunda del modelo de gestión económica. Así, se sustituiría el exceso de planifcación por mayores cuotas de mercado, la centralización que paraliza a la economía por autonomía y libertades a los productores para la toma de decisiones, los métodos de control verticales por métodos horizontales que incentiven a los productores.

Del mismo modo, es necesario un mayor aprovechamiento de las potencialidades y ventajas comparativas que ofrecen esferas como la agroindustria azucarera, para avanzar en la especialización productiva mediante la innovación tecnológica, y potenciar los encadenamientos productivos con el resto de las ramas de la agricultura y la industria.

Otros retos serían aumentar los rendimientos, disminuir las tierras ociosas (14.7% en 2017) y elevar su aprovechamiento (el índice de aprovechamiento es muy bajo: 43.9% en 2017, según Monreal, 2018), liberar las fuerzas productivas, potenciar los avances del progreso científco y tecnológico en el sector como principal herramienta para aumentar la productividad y la innovación, entre otros
.

Ora con la Palabra

 

Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

 

Jn 20,1-9

“...iÉl ‘debía’ resucitar de entre los muertos!”.

Lunes:  Hch 2,14.22-33 / Sal 16 (15) / Mt 28,8-15

“...No tengan miedo”.

Martes:  Hch 2,36-41 / Sal 33 (32) / Jn 20,11-18

“...He visto al Señor y me ha dicho esto”.

Miércoles:  Hch 3,1-10 / Sal 105 (104) / Lc 24,13-35

“...Es verdad: el Señor ha resucitado...”.

Jueves:  Hch 3,11-26 / Sal 8 / Lc 24,35-48

“Miren mis manos y mis pies: soy yo”.

Viernes:  Hch 4,1-12 / Sal 118 (117) / Jn 21,1-14

“Jesús se acercó, tomó el pan y se lo repartió”.

Sábado:  Hch 4,13-21 / Sal 118 (117) / Mc 16,9-15

“...anuncien la Buena Nueva a toda la creación”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.