ConstPuedes comer de todos los árboles del huerto, pero no comas del árbol del conocimiento, del bien y del mal, porque si comes de él morirás irremediablemente. (Génesis, 2, 17)

Desde la creación, Dios puso en manos del hombre la capacidad de elección. La libertad es cimiento y pilar del cristianismo. La advertencia que Dios hizo a Adán sobre la muerte, no impidió que el árbol del conocimiento permaneciera en el centro del huerto y que no fuera suyo.

El 24 de febrero del 2019 el pueblo cubano tendrá, por primera vez en los últimos 42 años, la posibilidad de ejercitar, mediante el voto libre y secreto, la libertad que Dios ha conferido al hombre desde la creación. El referéndum para la aprobación del Proyecto de Nueva Constitución de la República de Cuba será una inestimable y rara oportunidad que tendrá la nación para decir SÍ o NO a una propuesta gubernamental.

La constitución es el instrumento jurídico más importante de un país. Regula la estructura y los principios
que rigen un Estado y sistematiza los derechos y obligaciones de la ciudadanía. Debe garantizar la participación por igual de las minorías en la toma de decisiones; conceder y proteger el reconocimiento de los mismos derechos a todos.

No obstante, hay cartas magnas diseñadas para refrendar la posición dominante de una única fuerza política o ideología. Los textos hacen distinciones entre pueblo digno e indigno. Consideran dignas solo a las supuestas mayorías conformes con el modelo que regulan. Impiden la participación política de las minorías consideradas indignas y la defensa de sus derechos. No promueven la unidad de las naciones; por el contrario, propenden a su división.

Los procesos electorales cubanos se han caracterizado por la ratificación y no por la decisión. Las listas electorales presentan diferentes contendientes a un mismo puesto, solo en las instancias locales. El resto de los más importantes cargos del Estado son seleccionados por una Comisión de Candidaturas y ratificados directamente por el pueblo o indirectamente a través de la Asamblea Nacional.

Los cambios constitucionales más importantes han sido realizados sin la intervención de la ciudadanía. En 1994 se reformó la Constitución por la Asamblea Nacional, sin haberse realizado un referéndum.Tampoco lo hubo en el 2002, cuando se realizó otra modificación. La propuesta de los CDR de declarar irrevocable el socialismo en Cuba se ratificó mediante la recopilación pública de firmas y no mediante el voto popular.

Los mecanismos empleados hasta hoy para modificar la constitución cubana vigente no han garantizado que las aspiraciones de algunos segmentos del pueblo fueran escuchadas y debatidas públicamente. Tampoco han posibilitado determinar si estas eran compartidas solo por una minoría -nunca desdeñable- del pueblo cubano o si contaban con el apoyo de una masa considerable.

El 24 de febrero los cubanos podremos ejercer la libertad que Dios nos concedió. Su ejercicio debe ir acompañado de un convencimiento concienzudo. Los resultados del referéndum podrían dirigirse a sostener un proyecto de país ofrecido desde arriba, o bien para impulsar la construcción de una “Casa Cuba”, donde definitivamente cabríamos todos.

Ora con la Palabra

 

Domingo 19 de mayo: V de Pascua

 

Jn 13,31-33a.34-35

“Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros”.

Lunes:  Hch 14,5-18 / Sal 115 (113B) / Jn 14,21-26

“...les enseñará todas las cosas...”

Martes:  Hch 14,19-28 / Sal 145 (144) / Jn 14,27-31a

“...Les dejo la paz, les doy mi paz”

Miércoles:  Hch 15,1-6 / Sal 122 (121) / Jn 15,1-8

“Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador”.

Jueves:  Hch 15,7-21 / Sal 96 (95) / Jn 15,9-11

“...permanecerán en mi amor...”.

Viernes:  Hch 15,22-31 / Sal 57 (56) / Jn 15,12-17

“Ámense los unos a los otros...”.

Sábado : Hch 16,1-10 / Sal 100 (99) / Jn 15,18-21

“...ustedes no son del mundo, sino que yo los elegí...”

Otras noticias

 

Suscripción al boletín