Hector-web"A Héctor Pérez:
Compañero de más de veinte "Palenques" y veinte años de "Vida Cristiana". Con Cariño, Carlos"


Con estas palabras, como dedicatoria de un libro que te llevé, Héctor, al hospital días antes de tu paso a las manos de Nuestro Señor Jesús, tuve de cierta manera la oportunidad de manifestarte mi cariño e inconscientemente despedirme de ti. Doy enormes gracias por ello. Oportunidad que no tuve con otro amigo común y compañero entrañable, también de Vida Cristiana:
Amador Hevia.

Creo que ocurrió en febrero de 1993 cuando, — y creo también que fue a partir de una propuesta del propio Amador —, se creó formalmente el primer consejo de redacción de esta publicación bajo la cálida y sabia dirección de Monseñor Juan de Dios Hernández.

A partir de aquella fecha, y durante más de mil martes consecutivos me encontré contigo, Héctor, en la labor de conformar junto a otros inolvidables hermanos que pasaban dando su aporte, el número semanal de Vida Cristiana y también compartir y comentar, con plena libertad, nuestras opiniones y experiencias vitales.


En esos encuentros, y que hoy valoro y agradezco como un extraordinario y privilegiado regalo que desearon hacernos Nuestro Padre Dios y la vida, fui descubriendo y admirando, entre tantas cosas lindas y también entre tantas tensiones: tu fidelidad, tu talento, tu prudencia, tu disciplina, tu buen humor, tu exquisito tacto en el trato y tu tremenda capacidad de trabajo, a mi entender tus mayores fortalezas de carácter, amigo. Y que expresabas plenamente en tus tres grandes prioridades: la familia, tu vocación profesional y la Iglesia.


Pero te confieso hermano, que lo que más admiraba en ti era tu prudencia, y en especial, tu exquisito tacto al tratar a todos, tu natural amabilidad que yo siempre hubiese querido tener. Ese control personal para respetar al otro que tanto te caracterizaba.

Por todo ello, amigo y hermano, estoy plenamente seguro que todos los que te conocimos, y especialmente aquellos que tuvimos la dicha de compartir contigo tantos ratos especiales en Vida Cristiana, te decimos hoy y siempre, en esta la sección que con tanto amor escribías:

¡Gracias Héctor!

Ora con la Palabra

 

Domingo 18 de abril: III de Pascua

 

Lc 24,35-48

“...debe proclamarse en su nombre el arrepentimiento y el perdón...”.

Lunes:   Hch 6,8-15 / Sal 119 (118) / Jn 6,22-29

“...Él ha sido marcado con el sello del Padre”.

Martes:   Hch 7,51al 8,1 / Sal 31 (30) / Jn 6,30-35

“...Yo soy el pan de vida”.

Miércoles:  Hch 8,1-8 / Sal 66 (65) / Jn 6,35-40

“...yo lo resucitaré en el ultimo día”.

Jueves:   Hch 8,26-40 / Sal 66 (65) / Jn 6,44-51

“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”.

Viernes:   Hch 9,1-20 / Sal 117 (116) / Jn 6,52-59

“El que coma este pan vivirá para siempre”.

Sábado:  Hch 9,31-42 / Sal 116 (115) / Jn 6,60-69

“...nadie puede venir a mí si no lo concede el Padre”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.