graciasMamaWebGracias, mamá, por llevarme en tu vientre materno, ser feliz porque soy tu fruto bendito y defenderme de quienes querían quitarme la vida mediante el aborto.

¡Qué felicidad la tuya, la mía, la de papi ahora!

Gracias, mamá, por tu alegría al escuchar mi llanto naciente, por tantos pañales lavados, por tantas horas al lado de mi enfermedad, por tantas comidas servidas, por tanta ropa lavada y remendada, por tanto tiempo perdido en las colas para beneficio mío.

Gracias, mamá, por tantas enseñanzas de palabras suaves, exigentes, correctivas, educadoras, perseverantes.

Gracias, mamá, por amar a mi papá, mantenerme cerca de él, y realizar su misión en muchas ocasiones.

Gracias, mamá, por mostrarme a "Papá Dios", a la Virgen de la Caridad, al ángel de la guarda; por bautizarme, por encaminarme a la primera comunión, por vivir la fe, la esperanza y la caridad, más que con palabras, con tu vida.

Gracias, mamá, por esperarme sentada en un sillón durante horas de la noche con tus ojos llorosos al imaginar que algo malo pasaría en mi cuerpo y en mi alma.

Gracias, mamá, por estar a mi lado, apoyarme, animarme, alimentarme en mis largas horas de estudio y no permitir que claudicara, sino que continuara.

Gracias, mamá, por ser puente de unión entre mis hermanos, hermanas, y familiares en conflicto conmigo; por ser imparcial, y de mil maneras creativas buscar que nos encontráramos. Así nos saludamos, hablamos y arreglamos muchos asuntos.

Gracias, mamá, por iluminarme a la hora de casarme y constituir una bella familia; por hacer todo lo posible e imposible para que nueras y yernos fueran verdaderos hijos tuyos. De manera que nunca me pusiste en contra tuya o de una de las personas que más amo.

Gracias, mamá, por tener siempre abierta la puerta de tu casa y de tu corazón; saber que puedo ir a cualquier hora y ser recibido por una madre cuyo amor crece cada día más, a pesar de lo mucho que te he hecho sufrir, no hacerte caso, ni manifestar suficientemente mi gratitud.

Gracias, mamá. Tu vida está presente en mi memoria agradecida, en mi corazón hecho grande por ti, en mis acciones inspiradas por ti. Te bendiga Dios Padre, que te creó; El Hijo, que es el amor del cual participas; El Espíritu Santo, que puede lograr sueños mayores.

Amén.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín