mArencibiaWebEntre los nombres grabados con cariño y agradecimiento en el imaginario popular de la barriada de Párraga, hay uno que ha quedado además como muestra de lealtad a sí mismo y a una causa —la Iglesia católica— que hizo suya, y a la cual decidió pertenecer cualesquiera que fueran las dificultades.

Negro y no muy bien dotado económicamente, Armando Miguel Arencibia Leal (1899-1979) no se dejó amilanar por los obstáculos que debería enfrentar para llegar a donde se sentía llamado. En el propio seno de la Iglesia hubo quien lo ayudó, como también hubo quien prefirió esperar tiempos más favorables para dar un paso que probablemente fue tan aplaudido como criticado.

Lo cierto es que aquel joven, hijo de pequeños comerciantes tabaqueros, consiguió que el obispo Pedro González Estrada (1903-1925) le permitiera acceder a la preparación como presbítero en un seminario de Islas Canarias, luego de que no fuera admitido en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio. Para sus estudios eclesiásticos también fue decisiva la ayuda económica y moral que le prestó la sociedad negra llamada Club Atenas. El futuro sacerdote iniciaba así un periplo que lo llevaría también a Burgos (España), Roma (Italia) y Cincinnati (Estados Unidos).

Al terminar, el obispo Manuel Ruiz Rodríguez (1925-1940) le propuso el traslado a la isla de Fernando Poo, en África, para que allí fuera ordenado. Pero Armando Miguel prefirió esperar once pacientes años y ejercer la docencia en su patria, hasta que el cardenal Manuel Arteaga Betancourt (1942-1963), con un gesto que tal vez no ha sido lo suficientemente valorado, decidió consagrarlo como presbítero en 1942.

Ejerció en varias iglesias de La Habana, pero tal vez su obra de mayor trascendencia, fue el santuario de Santa Bárbara, en Párraga, para cuya construcción recaudó y gestionó fondos de diversa procedencia. Hoy, él es un mito en ese barrio al que consagró lo mejor de su celo pastoral. En 1976 recibió la dignidad de monseñor y capellán del papa Pablo VI.

Tres años después le entregó su alma a Dios, y a Cuba le dejó un ejemplo de perseverancia que, además, se orientó hacia un futuro de equidad e inclusión que muchos siguen empeñados en hacer una realidad más abarcadora y hermosa.

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.