empleoDomesticoWebEsta semana celebramos los 100 años del Día Internacional del Trabajo Doméstico. Por el auge que vuelve a tener en nuestro país y para poner sobre la mesa la cobertura legal que tiene, escribimos estas letras.

Como "trabajo doméstico" se definen todas las tareas que se desarrollan en el hogar y que son realizadas por un miembro de la familia o personal contratado. Los empleados domésticos, en muchas ocasiones, no se reconocen como trabajadores legales y sus salarios son más bajos que la media. Además, no están siempre protegidos por leyes laborales, por lo que en algunos países es considerado como trabajo esclavo moderno. Hoy, internacionalmente, las mujeres representan el 90 % de estos empleados.

¿Qué ha sucedido y qué sucede en Cuba hoy? En la etapa colonial, un alto por ciento de la población esclava era dedicado a labores domésticas. Durante la primera mitad del siglo XX este trabajo era realizado fundamentalmente por mujeres que se empleaban en casas de mayores ingresos a fin de procurar sostén a sus propias familias. Luego de la Revolución, estas tuvieron la posibilidad de desarrollarse en otros campos. Poco después se decreta la eliminación de las clases sociales y se estatalizan las fuentes de empleo.
Desaparece oficialmente el trabajador doméstico, categoría no incluida en la lista de actividades privadas autorizadas en 1976.

La crisis económica de los años 90, el trabajo privado y, recientemente, la contratación de personas, así como los insuficientes salarios y jubilaciones, entre otras causas, han traído nuevamente al trabajador doméstico. En 1993 se incluyó en la ley, donde incluso está exento de impuestos.
En 2010 se establece el Régimen especial de Seguridad Social obligatorio, dirigido al cuidado de los trabajadores por cuenta propia, a través del cual se ofrece protección y beneficio al sector privado. En diciembre del 2016, se modifican los regímenes especiales para proteger también la maternidad.

En cuanto al régimen tributario, desde el 2010, se estableció que la actividad doméstica se desarrolla dentro del Régimen simplificado y tiene una cuota mínima de 30.00 CUP de licencia: la persona que desarrolle solamente esta actividad y que tenga hasta un trabajador contratado, pagará solo la cuota mensual más su aporte a la seguridad social. De forma tal que no realiza declaración jurada y, si en su municipio se mantiene la cuota mínima de 30.00 CUP y está acogido a la escala menor de la seguridad social, realizará un pago total mensual de 117.50 CUP.
¿Qué beneficios trae al empleado doméstico estar inscrito como trabajador por cuenta propia? Se establece la legalidad de la actividad económica que se desarrolla, lo que evita estar escondido o trabajar por la "izquierda" y posibilita poder firmar contratos de prestación de servicios con clientes para proteger las relaciones laborales. También, al acogerse a la seguridad social, el empleado doméstico tiene derecho a una jubilación cuando sea mayor y, en el caso de maternidad o enfermedad, acogerse a las asistencias establecidas.

Ora con la Palabra

 

Domingo 3 de febrero: IV Ordinario

 

Lc 4,21-30

“...Ningún profeta es bien recibido en su patria”.

Lunes:  Hb 11,32-40 / Sal 31 (30) / Mc 5,1-20

“...cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo...”.

Martes:  Hb 12,1-4 / Sal 22 (21) / Mc 5,21-43

“...Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz...”.

Miércoles:  Hb 12,4-7.11-15 / Sal 103 (102) / Mc 6,1-6

“Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer”

Jueves:  Hb 12,18-19.21-24 / Sal 48 (47) / Mc 6,7-13

“Fueron (...) a predicar, invitando a la conversión”.

Viernes:  Hb 13,1-8 / Sal 27 (26) / Mc 6,14-29

“Ordenó (...) que le trajera la cabeza de Juan”.

Sábado:  Hb 13,15-17.20-21 / Sal 23 (22) / Mc 6,30-34

“...estaban como ovejas sin pastor”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín