ecologiaIntegralWebAparte de las ecologías económicas y sociales que deben instituirse en toda sociedad para garantizar el triple equilibrio del ser humano consigo mismo, con Dios y con la naturaleza, una ecología más profunda debe ser promovida: la ecología cultural. Todas las dimensiones de la vida humana convergen hacia la cultura. La cultura en la cual cada uno vive -cultura de una ciudad, de una provincia o de un país- es un tejido de tradiciones, de formas de vida, de maneras de hablar, de vestirse y de comer.

Podríamos ir así hasta el infinito. Definir nuestra cultura es muy complicado porque vivimos siempre en medio de ella. Si queremos una nueva relación con nuestra casa común, que es el planeta, esta no puede pasar por alto todas las dimensiones que forman la identidad de los grupos humanos ahí involucrados. "Por eso, la ecología también supone el cuidado de las riquezas culturales de la humanidad en su sentido más amplio. De manera más directa, reclama prestar atención a las culturas locales a la hora de analizar cuestiones relacionadas con el medio ambiente, poniendo en diálogo el lenguaje científico-técnico con el lenguaje popular. Es la cultura, no sólo en el sentido de los monumentos del pasado, sino especialmente en su sentido vivo, dinámico y participativo, que no puede excluirse a la hora de repensar la relación del ser humano con el ambiente" (143). La ecología cultural supone entonces cuidar las culturas que son las nuestras, alentar sus valores positivos, criticar sus valores negativos y luchar contra todas aquellas instituciones que han pretendido durante décadas imponer modelos anacrónicos, extraños a la cultura local contemporánea. "La desaparición de una cultura puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal. La imposición de un estilo hegemónico de vida ligado a un modo de producción puede ser tan dañina como la alteración de los ecosistemas" (144). El criterio decisivo es de escoger aquello que da vida a las personas de cada cultura. En ese sentido, si los modelos sociales existentes no hacen más que forzar las personas a abandonar su forma de vida buscando una mejor oportunidad en otra parte y destruyendo su cultura, entonces esos modelos son obsoletos y deben ser remplazados.

Ora con la Palabra

 

Domingo 15 de septiembre: XXIV del Tiempo Ordinario

 

Lc 15,1-32

“...estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”

Lunes: 1 Tim 2,1-8 / Sal 28 (27) / Lc 7,1-10

“...ni siquiera en Israel he hallado una fe tan grande”.

Martes:  1 Tim 3,1-13 / Sal 101 (100) / Lc 7,11-17

“...Es un gran profeta el que nos ha llegado”.

Miércoles:  1 Tim 3,14-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,31-35

“...la reconocen en su manera de actuar”.

Jueves:  1 Tim 4,12-16 / Sal 111 (110) / Lc 7,36-50

“...Tu fe te ha salvado, vete en paz”.

Viernes:  1 Tim 6,2c-12 / Sal 49 (48) / Lc 8,1-13

“...ustedes tienen oídos para oír”.

Sábado: Ef 4,1-7.11-13 / Sal 19 (18) / Mt 9,9-13

“...Me gusta la misericordia más que las ofrendas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín