laudatoWebAfrontar los problemas ecológicos en cristiano requiere una nueva comprensión de la creación que Dios nos ha regalado. La fe cristiana nos ayuda a transcender la simple oposición entre técnica y cuidado de la naturaleza, entre arte y ciencia. Buscar la solución a los problemas ecológicos exige que la humanidad ponga a su servicio todos los recursos culturales desarrollados durante milenios de vida humana en sociedad: "Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje" (LS 63).

Los relatos bíblicos de la creación nos ayudan a descubrir nuestro lugar en ella. Representada en Adán y Eva, la humanidad, existe desde el inicio en un triple tejido de relaciones inseparables: cada ser humano está en relación con Dios, la naturaleza y los otros humanos. La gran novedad de la encíclica del Papa es incluir la naturaleza en este cuadro.

Dios es el creador del hombre. "La Biblia enseña que cada ser humano es creado por amor, hecho a imagen y semejanza de Dios. Fuimos concebidos en el corazón de Dios, y por eso "cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario" (65). Esta creación hace de cada uno de nosotros seres de una dignidad infinita.

Pero Dios es también el creador de la tierra. "La tierra nos precede y nos ha sido dada". Por eso la relación que debemos tener con ella es "de reciprocidad responsable entre el ser humano y la naturaleza. Cada comunidad puede tomar de la bondad de la tierra lo que necesita para su supervivencia, pero también tiene el deber de protegerla y de garantizar la continuidad de su fertilidad para las generaciones futuras" (67). Así, un verdadero respeto de Dios exige el respeto de los seres creados por Dios, y de los delicados equilibrios que en sus leyes Dios ha establecido (LS 68). Romper la relación con alguno de estos tres hilos rasga el tejido del cual formamos parte.

Ora con la Palabra

 

Domingo 24 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mc 10,46-52

“...tu fe te ha salvado”.

Lunes:  Rm 8,12-17 / Sal 68 (67) / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba...”.

Martes:   Rm 8,18-25 / Sal 126 (125) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza...”.

Miércoles:   Rm 8,26-30 / Sal 13 (12) / Lc 13,22-30

“...muchos tratarán de entrar y no lo lograrán”.

Jueves:   Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió a doce de ellos...”.

Viernes:   Rm 9,1-5 / Sal 147 (146-147) / Lc 14,1-6

“...se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:   Rm 11,1-2a.11-12.25-29 / Sal 94 (93) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será ensalzado”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.