laudato1WebEl primer capítulo de la última encíclica del papa Francisco se llama "Lo que le está pasando a nuestra casa". El capítulo, bastante largo, considera los problemas ecológicos ligados al aire, al agua, a la tierra, a la biodiversidad y a la vida humana.

Hoy nos detendremos en el daño que le hacemos a nuestra casa. Ese daño se muestra antes que nada en el calentamiento global, del cual los efectos se dejan apreciar en todo nuestro planeta: desertificación, graves problemas meteorológicos, aumento del nivel del mar. Al deterioro de las condiciones atmosféricas se suma la contaminación de las fuentes de agua potable. Esta contaminación afecta tanto la vida de los seres humanos como la vida de las especies animales, causando en los primeros enfermedades (cólera, disentería y otras) y en los segundos la desaparición de especies enteras. Esta contaminación afecta también los mares donde se concentra la biodiversidad más rica del planeta, afectando también poblaciones enteras que dependen de estos recursos para sobrevivir.

Los cambios meteorológicos y la actividad humana han generado también en muchas regiones la degradación de la tierra. En múltiples regiones los hombres destruyen los bosques para utilizarlos en agricultura o ganadería. Pero a causa del estrecho equilibrio entre todos los elementos de un ecosistema, en pocos años estos lugares se vuelven desiertos, obligando a los hombres a mudarse y a destruir nuevos bosques creando un ciclo de destrucción creciente.

Esta contaminación y degradación, aunque no es totalmente responsabilidad humana, lo es en gran parte. Y esto genera la desaparición de múltiples especies animales y vegetales. Si bien es cierto que a nivel global hay muchas medidas para reducir estos problemas y proteger la especies, es aún muy poco lo que se hace. En palabras del Papa: "Posiblemente nos inquieta saber de la extinción de un mamífero o de un ave, por su mayor visibilidad. Pero para el buen funcionamiento de los ecosistemas también son necesarios los hongos, las algas, los gusanos, los insectos, los reptiles y la innumerable variedad de microorganismos (34). Por nuestra causa, miles de especies ya no darán gloria a Dios con su existencia ni podrán comunicarnos su propio mensaje. No tenemos derecho (33)".

Ora con la Palabra

 

Domingo 24 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mc 10,46-52

“...tu fe te ha salvado”.

Lunes:  Rm 8,12-17 / Sal 68 (67) / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba...”.

Martes:   Rm 8,18-25 / Sal 126 (125) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza...”.

Miércoles:   Rm 8,26-30 / Sal 13 (12) / Lc 13,22-30

“...muchos tratarán de entrar y no lo lograrán”.

Jueves:   Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió a doce de ellos...”.

Viernes:   Rm 9,1-5 / Sal 147 (146-147) / Lc 14,1-6

“...se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:   Rm 11,1-2a.11-12.25-29 / Sal 94 (93) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será ensalzado”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.