Jornada-Mundial-de-los-pobr

La Jornada Mundial de los Pobres, que este año celebramos con el título “Tiende tu mano al pobre”, nos hace reaccionar ante la cultura del descarte, pidiéndonos hacernos cargo de los pobres. Necesitamos de ellos para llegar a Jesús; servirles es un hecho irrenunciable en la vida cristiana. El Papa ha hecho una petición a la Iglesia cubana: “amar la pobreza y ser misericordiosos”, ese es el camino.

Mi experiencia en la Comunidad de San Egidio me hace reflexionar que la Iglesia cubana –clero, religiosos y laicado- debe preocuparse por sintonizar con las directrices del pontifcado de Francisco, vivir una conversión pastoral: una Iglesia “en salida”. Mantenerse alejada de todo clericalismo para ser totalmente ministerial y madre, fecunda, alegre y samaritana, despojada de prestigios y poderes, para ser pobre y para los pobres. Sin temor a hacer vida fuera de la sacristía y a dejarse accidentar, profética y no milagrera, descentralizada y abierta a las iglesias locales, a la sinodalidad y a la comunión. Una Iglesia encarnada en la realidad, donde la presencia femenina sea creciente e incisiva y su mirada esté siempre puesta en los pobres.

La Iglesia cubana ha tocado siempre la realidad cuando ha salido del clericalismo y se ha desprendido de las heridas del pasado, bajando y entrando en la vida cotidiana del cubano, que hace colas, que anda a pie y tiene problemas.

El secularismo dejó atrás la por algunos tenida como “época dorada” de la Iglesia. Son otros tiempos y el pueblo de Dios, con humildad y docilidad, debe ser creativo para llegar a todos, dejar de responsabilizar o culpar a otros por las difcultades que encuentra. Dice el Papa en su mensaje: “[La experiencia de compartir…] no le está permitido delegarla a otros”.

Un laicado comprometido, consciente de su misión y con una identidad defnida quizás falta en muchas comunidades, como la centralidad de la Palabra de Dios y la oración. Solo una comunidad orante y reunida en torno a la Palabra de Dios vive renovada y despierta ante las manifestaciones de pereza eclesial, el envejecimiento, la apatía, el cansancio, la falta de entusiasmo, la resignación y la indiferencia. La escucha de la Palabra de Dios y la oración llevan a los pobres. Dice el Papa en su mensaje: “La oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren son inseparables.”

El coronavirus mostró la globalización de la indiferencia, pero después “¡cuántas manos tendidas hemos podido ver!”, dice el Papa. La Iglesia debe ser creativa para vivir su responsabilidad siempre. Si todos se aíslan en casa, ¿a dónde van los pobres? ¿Cómo responder a la pregunta de Dios a Caín: dónde está tu hermano? Es indiscutible que debemos cumplir las leyes de protección, pero no las del egoísmo. La Iglesia siempre “tiende su mano al pobre” confrmando la veracidad de la Palabra de Dios: “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre (Mt7, 7-12)”

Ora con la Palabra

 

Domingo 22 noviembre:Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

 

Mt 25,31-46

“Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros”.

Lunes:   Ap 14,1-3.4-5 / Sal 24 (23) / Lc 21,1-4

“Vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas”.

Martes:   Ap 14,14-19 / Sal 96 (95) / Lc 21, 5-11

“No quedará piedra sobre piedra”.

Miércoles:  Ap 15,1-4 / Sal 98 (97) / Lc 21, 12-19

“Todos los odiarán por causa mía”.

Jueves:  Ap 18,1-2. 21-23; 19,1-3.9a / Sal 100 (99) / Lc 21,20-28

“Jerusalén será pisoteada por los gentiles”.

Viernes:   Ap 20,1-4. 11-21,2 / Sal 84 (83) / Lc 21,29-33

“Sepan que está cerca el Reino de Dios”.

Sábado:   Ap 22, 1-7/ Sal 95 (94)/ Lc 21,34-36

“Estén siempre despiertos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.