Hermanas-Sancha

Las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, fundadas en Santiago de Cuba el 5 de agosto del año 1869 por el entonces sacerdote español Ciriaco Sancha y Hervás, nos dedicamos en Guanabacoa, La Habana, al cuidado de los ancianos vulnerables por medio de una casa de abuelos diurna que acoge a 54 ancianos de la comunidad, quienes en su gran mayoría viven solos o con otra persona mayor que ellos. Son seres humanos en situaciones de pobreza y abandono muy deplorables. Nuestra misión está enfocada en revitalizar la calidad de vida de cada anciano y ofrecerle un ambiente donde se sienta en familia.

La tasa de ancianos solos, en condiciones vulnerables y sin cuidados especiales, es una realidad muy fuerte en Cuba y que va en aumento. Muchos de nuestros abuelos son descartados por sus familiares cuando llegan a esta etapa de la vejez: se olvidan de ellos y aun llegan a excluirlos del seno familiar; incluso, son despojados de sus pertenencias para que sean heredadas por sus familiares, sin mencionar aquellos que son recluidos en hogares de ancianos o casas de abuelos para librarse de esa “carga” y no tener así ninguna responsabilidad para con ellos en cuanto a sus cuidados.

Es lamentable ver en esta cultura del descarte como muchos de nuestros ancianos tienen que aventurarse a vender periódicos en las calles, javitas, dulces y otras cosas más como medio de intercambio para ganarse la vida. Otros tantos realizan trabajos no propios para su edad, como lo es la limpieza y saneamiento de las calles, expuestos a todo tipo de enfermedades y con peligro de contagiarse con enfermedades infecciosas.

Desde nuestra experiencia a través del trabajo realizado en favor de los envejecientes, vamos descubriendo que los ancianos tienen necesidad de sentirse acogidos, valorados, escuchados, acompañados y cuidados. Como comunidad religiosa y como Iglesia, realizamos una pastoral del cuidado al adulto mayor. En este mismo ámbito, nos esforzamos por acompañar a aquellos ancianos enfermos postrados en cama, a quienes visitamos esporádicamente y nos hacemos responsables en algunos casos de suministrarles los alimentos que necesitan, como también realizamos el aseo y limpieza de sus casas, lavado de ropa y aseo personal.

Otra manera de acompañar a los ancianos en Cuba es visitarles para que sientan una presencia que brinda compañía y hermandad a ellos, deseosos de ser escuchados, de sentirse amados y valorados. En referencia a los abuelos que acogemos en nuestra casa diurna Ciriaco Sancha, tratamos de propiciarles un ambiente familiar donde vivan los últimos días de su vida, revitalizando su ser y estimulándolos a sentirse útiles. Para esto implementamos con ellos varias rutinas, tales como: ejercicios, artes manuales, películas, reflexiones, paseos recreativos, celebraciones festivas, charlas, interacción entre ellos, acompañamiento desde sus propias realidades y condiciones de vida y celebración de los sacramentos.

Honrar a nuestros ancianas y ancianos es la mejor manera de valorar la savia que aportan. Abrazar la sabiduría que envuelve sus vidas es la mejor manera de cuidar la vida misma y de honrar a Dios.

 

Ora con la Palabra

 

Domingo 25 de octubre: XXX del Tiempo Ordinario

 

Mt 22,34-40

“...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma…”.

Lunes:  Ef 4,32 al 5,8 / Sal 1 / Lc 13,10-17

“...la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía”.

Martes:   Ef 5,21-33 / 128 (127) / Lc 13,18-21

“Es semejante a un grano de mostaza…”.

Miércoles:  Ef 2,19-22 / Sal 19 (18) / Lc 6,12-19

“...escogió de entre ellos a doce…”.

Jueves:  Ef 6,10-20 / Sal 144 (143) / Lc 13,31-35

“...al tercer día mi obra quedará consumada”.

Viernes:   Fil 1,1-11 / Sal 111 (110) / Lc 14,1-6

“...tocando al enfermo, lo curó y lo despidió”.

Sábado:  Fil 1,18-26 / Sal 42 (41) / Lc 14,1.7-11

“...el que se humilla será enaltecido”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.