Jornada-Mundial-de-las-Comu

Para que puedas contar y grabar en la memoria (cf. Ex 10,2)

LA VIDA SE HACE HISTORIA
Quiero dedicar el Mensaje de este año al tema de la narración, porque creo que para no perdernos necesitamos respirar la verdad de las buenas historias.

1. Tejer historias
El hombre es un ser narrador. Desde la infancia tenemos hambre de historias como tenemos hambre de alimentos. Ya sean en forma de cuentos, de novelas; las historias influyen en nuestra vida, aunque no seamos conscientes de ello. A menudo decidimos lo que está bien o mal hacer basándonos en los personajes y en las historias que hemos asimilado. Los relatos nos enseñan; plasman nuestras convicciones y nuestros comportamientos; nos pueden ayudar a entender y a decir quiénes somos. Pero, desde el principio, nuestro relato se ve amenazado: en la historia serpentea el mal.

2. No todas las historias son buenas
«El día en que coman de él, […] serán como Dios» (cf. Gn 3,5). La tentación de la serpiente introduce en la trama de la historia un nudo difícil de deshacer… Cuántas historias nos narcotizan, convenciéndonos de que necesitamos continuamente tener, poseer, consumir para ser felices. Casi no nos damos cuenta de cómo nos volvemos ávidos de chismes y de habladurías, de cuánta violencia y falsedad consumimos. A menudo, en los telares de la comunicación, en lugar de relatos constructivos…, se fabrican historias destructivas y provocadoras, que desgastan y rompen los hilos frágiles de la convivencia.

3. La Historia de las historias
El título de este Mensaje está tomado del libro del Éxodo… La experiencia del Éxodo nos enseña que el conocimiento de Dios se transmite sobre todo contando, de generación en generación, cómo Él sigue ha-ciéndose presente.El mismo Jesús hablaba de Dios no con discursos abstractos, sino con parábolas, narraciones breves, tomadas de la vida cotidiana. Aquí la vida se hace historia y luego, para el que la escucha, la historia se hace vida: esa narración entra en la vida de quien la escucha y la transforma.

4. Una historia que se renueva
La historia de Cristo no es patrimonio del pasado, es nuestra historia… Toda historia humana tiene una dignidad que no puede suprimirse. Por lo tanto, la humanidad se merece relatos que estén a su altura, a esa altura vertiginosa y fascinante a la que Jesús la elevó.El Espíritu Santo, el amor de Dios, escribe en nosotros. Y, al escribir dentro, graba en nosotros el bien, nos lo recuerda. Recordar significa efectivamen-te llevar al corazón, “escribir” en el corazón.

5. Una historia que nos renueva
En todo gran relato entra en juego el nuestro. Sí, porque nadie es un extra en el escenario del mundo y la historia de cada uno está abierta a la posibilidad de cambiar. Incluso cuando contamos el mal, podemos reco-nocer en medio del mal el dinamismo del bien y hacerle sitio. Oh María, mujer y madre,. Ayúdanos a construir historias de paz, historias de futuro. Y muéstranos el camino para recorrerlas juntos.
                             
                                                                                                                                      Vaticano, 24.01.2020, fiesta de san Francisco de Sales.
                                                                                                                                                                                         Francisco

Ora con la Palabra

 

Domingo 16 de agosto: XX del Tiempo Ordinario

 

Mt 15,21-28

“...Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas”.

Lunes:  Ez24,15-24 / Interlec. Dt 32 / Mt 19,16-22

“...vende lo que tienes...”.

Martes:  Ez 28,1-10 / Interlec. Dt 32 / Mt 19,23-30

“...recibirá cien veces más...”.

Miércoles:  Ez 34,1-11 / Sal 23 (22) / Mt 20,1-16

“...los últimos serán los primeros...”.

Jueves:  Ez 36,23-28 / Sal 51 (50) / Mt 22,1-14

“...muchos son los llamados y pocos los escogidos”.

Viernes:   Ez 37,1-14 / Sal 107 (106) / Mt 22,34-40

““...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón...”.

Sábado: Santa María Reina, Virgen
Is 9,1-3.5-6 / Sal 113 (112) / Lc 1,26-38

“Aquí tienes a la sierva del Señor”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.