Benedicto-XVI

Joseph Aloisius Ratzinger, con el nombre asumido de Benedicto XVI, ha sido el 265º papade la Iglesia católica. Su pontificado duró casi nueve años, del 19 de abril de 2005 al 28 de febrero  de 2013, cuando, en una decisión que sorprendió al mundo, renunció al solio (como ya lo habían hecho anteriormente los papas Gregorio XII, en 1415, y Celestino V, en 1294).

Intelectual y académico muy respetado, fue un teólogo reconocido e influyente en el Concilio Vaticano II. En el año 1977 San Pablo VI lo consagró obispo, asignándole la importante arquidiócesis de Múnich, y luego también cardenal. En 1981 fue llamado a Roma por San Juan Pablo II para asumir el delicado servicio de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde siguió trabajando hasta ser elegido Papa.

Como profesor de Teología, se preocupaba por superar los discursos que se perdían en abstracciones. Deseaba elaborar un nuevo lenguaje desde el Evangelio para conectar su mensaje con las cuestiones de la humanidad contemporánea. Por eso, en el Concilio Vaticano II, defendió textos capaces de exponer los puntos centrales de la doctrina cristiana de una manera renovada. Estaba convencido de que era posible hacer una relectura del Evangelio y la tradición de la Iglesia que fuera significativa para la actualidad. Su obra Introducción al Cristianismose convirtió en un clásico ejemplo de sus intuiciones. Esas preocupaciones del joven teólogo se reflejarán, más tarde, cuando San Juan Pablo II le encarga coordinar la redacción del Catecismo de la Iglesia Católica(1992), pero también cuando, ya como Papa, tratará de presentar a Jesús en dos libros sobre el misterio de su vida (2007).

En 24 viajes apostólicos visitó 25 países. Como todos sabemos, fue el segundo Papa que vino a nuestro país (marzo de 2012), a donde llegó por Santiago de Cuba para cumplir con la visita al santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y así tomar parte en las celebraciones por el cuarto centenario de su hallazgo. Estas celebraciones han señalado aquel jubileo como un año de mucha consolación y alegría para el pueblo cubano.

Tras su renuncia, Benedicto XVI se retiró al monasterio de Mater Ecclesiae, en el Vaticano. Aunque es un hombre que ha alcanzado importantes servicios en la Iglesia y ocupado un lugar de mucho destaque en el escenario mundial, el Papa Benedicto XVI ha optado por asumir la humilde misión de orar por la Iglesia, cuya vida sigue acompañando con atención y oración. Con cierta frecuencia recibe la visita del Papa Francisco, así como de otros prelados pertenecientes a su círculo de amistades. Se ha hecho tradición que, apenas concluido cada Consistorio, los nuevos cardenales lo vayan a saludar, como lo hizo el Cardenal Juan García en el pasado mes de noviembre, llevándole la gratitud y el afecto de la Iglesia cubana.

 

Ora con la Palabra

 

Domingo 31 de mayo: Solemnidad de Pentecostés

 

Jn 20,19-23

“...sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo...”.

Lunes: Santa María, Madre la Iglesia
 
Hch 1,12-14 / Interl. Jdt 13,18bcde.19 / Jn 19,25-27

“..ánimo, yo he vencido al mundo”.

Martes:  2 P 3,12-15a. 17-18 / Sal 90 (89) / Mc 12,13-17

“...a Dios, lo que corresponde a Dios”.

Miércoles:  2 Tim 1,1-3.6-12 / Sal 123 (122) / Mc 12,18-27

“...no es un Dios de muertos, sino de vivos”.

Jueves: Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote 
Gn 14,18-20 / Sal 110 (109,1.2.3.4) /1 Co 11,23-26 / Lc 9,11b-17

“Todos comieron hasta saciarse”.

Viernes:  2 Tim 3,10-17 / Sal 119 (118) / Mc 12,35-37

“Mucha gente acudía a Jesús...”.

Sábado:  2 Tm 4,1-8 / Sal 71 (70) / Mc 12,38-44

“...no tenía más, y dio todos sus recursos”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.