pregWebTomando la estrategia del uso de preguntas como herramienta para que, como comunidad, se busquen y encuentren soluciones para los problemas, se proponen cuatro interrogaciones que responden a diferentes necesidades.

Primeramente, tenemos las preguntas lineales, las que buscan la definición y explicación de un problema. Son preguntas adecuadas en situaciones en las que el líder asume que los eventos que está explorando ocurren predominantemente de modo lineal o según el esquema de causa–efecto. “¿Por qué llegaste tarde?” es un ejemplo de este tipo de pregunta.

Un segundo tipo refiere a las preguntas circulares. El líder asume que los eventos son recurrentes. Se indagan por las diferencias y se alude al efecto de ciertas conductas. “¿Qué hubiera sido diferente, si, en vez de golpear a tu vecino, hubieras recurrido a una salida más constructiva para los dos?” sería un ejemplo de pregunta circular.

En tercer lugar están las preguntas estratégicas. El líder presupone que es posible influenciar a los demás directamente mediante la pauta informativa o la interacción instructiva. Son preguntas directivas que invitan a la confrontación, como cuando se dice lo siguiente: “¿Qué te hace pensar que la sanción es la manera más adecuada para que tu vecino haga algo diferente la próxima vez?”.

Las últimas son las preguntas reflexivas. La influencia en los interlocutores solo se puede dar de forma directa, mediante una perturbación de los procesos circulares preexistentes en o entre las personas involucradas en el problema. Esta intención se concreta en interrogaciones orientadas al futuro y en aquellas que se colocan en la perspectiva del observador. Dos ejemplos de este tipo de pregunta serían “¿Cómo nos daríamos cuenta que María está interesada en facilitar la convivencia?, o “¿Qué podría hacer diferente en mi convocatoria para que la comunidad se mostrara más interesada hacia la actividad?”.

Tomando conciencia del tipo de situación que enfrentamos, podemos pensar previamente qué preguntas, según estos tipos, serán las adecuadas para la solución de los problemas que experimentamos en nuestras relaciones personales. Así, se ayudaría más a desencadenar procesos de diálogo.

Ora con la Palabra

 

Domingo 21 de julio: XVI del Tiempo Ordinario

 

Lc 10,38-42

“...se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra”.

Lunes: Ct 3,1-4 / Sal 63 (62,2-6.8-9) / Jn 20,1.11-18

“...He visto al Señor...”.

Martes:  Ex 14,21 al 15,1 / Interl. Ex 15,8-17 / Mt 12,46-50

“...ese es para mí un hermano, una hermana....”.

Miércoles:  Ex 16,1-5.9-15 / Sal 78 (77) / Mt 13,1-9

“El que tenga oídos, que escuche”

Jueves:  Hch 4,33;5,12.27-33;12,2 / Sal 67 (66) /2 Co 4,7-15 / Mt 20,20-28

“...no vino a ser servido, sino a servir...”.

Viernes: Ex 20,1-17 / Sal 19 (18) / Mt 13,18-23

“...ciertamente dará fruto y producirá cien...”.

Sábado: Ex 24,3-8 / Sal 50 (49) / Mt 13,24-30

“...cosechen el trigo y guárdenlo en mis bodegas”.

Otras noticias

 

Suscripción al boletín