La-jubilación-que-significaChacho o “Chicharrita”, como últimamente lo llaman en el barrio, es un dentista divorciado recién jubilado que ha comenzado a experimentar lo difícil que resulta adaptarse a las condiciones, tanto personales como económicas y sociales, que esa nueva realidad le impone.

Además de la disminución significativa de su nivel de ingresos monetarios, otro hecho lo ha impactado emocionalmente con mucha fuerza: como han disminuido también los saludos y expresiones de aprecio que no pocas personas del barrio le manifestaban.

Compartiendo esta última experiencia con su vecina Amanda, esta le comentó: “Mire, Chacho, lo que pasa es que al jubilarse ya no es usted el dentista del barrio al que siempre se podía acudir. Para muchos su valor social como persona útil ha 
caducado. A mí me pasó algo parecido cuando me retiré de maestra. Ahora ya no es Chacho el dentista, sino Chacho el que vende chicharritas”.

Aunque le costaba mucho creer lo que Amanda le explicaba, pensó que podría tener razón. Entonces le preguntó: -¿Y cómo usted, Amanda, trató de superar esa amarga experiencia que daña tanto nuestra autoestima?

“Bueno, los primeros meses me sentía triste y desorientada, pero tuve la suerte de que en mi insistente búsqueda de respuestas me hablaran de los servicios que prestan a las personas mayores en un centro llamado Loyola de los padres jesuitas en nuestra ciudad. Allí, asistiendo a encuentros grupales de formación, aprendí que la jubilación es para el adulto mayor una nueva realidad que implica inevitables y profundos cambios cualitativos.

“Que quizás los dos aspectos más significativos sean el sentimiento de la pérdida de su valor y función social como persona, y la disminución de su nivel de ingresos.

“Que para afrontar las consecuencias de estos cambios, el recurso principal es el tiempo libre: su vida ya no se organiza a través del trabajo profesional, sino del tiempo libre.

“Que la utilización inteligente de su tiempo libre le va a permitir dedicarse a construirse y desarrollar un nuevo proyecto de vida jubilada con sentido.

“Y que para alcanzar esta vida jubilada con sentido es conveniente, además del autocuidado y aprendizaje permanente, integrarse a un grupo de encuentro, reflexión y apoyo mutuo donde se expongan y compartan experiencias y estrategias, precisamente sobre una jubilación con sentido”.

- Me interesa muchísimo, Amanda, continuar con este tema, pero ya debo salir a pregonar mis chicharritas.

Ora con la Palabra

 

Domingo 9 de mayo: VI de Pascua

 

Jn 15,9-17

“...que se amen los unos a los otros como yo los he amado”.

Lunes:   Hch 16,11-15 / Sal 149 / Jn 15,26 al 16,4

“...darán testimonio de mí...”.

Martes:   Hch 16,22-34 / Sal 138 (137) / Jn 16,5-11

“Yo me voy, y es para enviárselo”.

Miércoles:  Hch 17,15.22-18 / Sal 148 / Jn 16,12-15

“el Espíritu de la Verdad, los guiará...”.

Jueves:   Hch 18,1-8 / Sal 98 (97) / Jn 16,16-20

“...su tristeza se convertirá en gozo”.

Viernes:   Hch 1,15-17.20-26 / Sal 113 (112) / Jn 15,9-17

“...he sido Yo quien los eligió a ustedes...”.

Sábado:  Hch 18,23-28 / Sal 47 (46) / Jn 16,23-28

“Pidan y recibirán, así conocerán el gozo completo”.

Suscripción al boletín

Si desea recibir la publicación en formato digital, solicítelo a la dirección: vidacristianaencuba@gmail.com.